Foto: Agencias.
Foto: Agencias.
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La cantante Katy Perry ha vuelto a sincerarse abiertamente sobre los entresijos de su inminente debut en la maternidad, aunque en esta ocasión ha optado por remontarse a sus primeras semanas de embarazo y, en este contexto, desvelar que uno de sus principales temores pasaba por no desarrollar a tiempo su "instinto maternal".

En este sentido, la estrella del pop tuvo que "reprogramar" su mente para poder concebir una visión propia de la maternidad, una que estuviera alejada de las estrictas normas y clichés de la educación cristiana que ella recibió durante su infancia y adolescencia en California. Cinco años antes de quedarse embarazada, la artista ya renegaba hasta cierto punto de ciertas reglas que, en su momento, ella consideraba inherentes a su formación.

"Hace cinco años ya me dije: 'Tengo que sacar esto de mí'. Y empecé a bucear en las razones que me hacían sentir insegura sobre mi propia experiencia personal. Y después conseguí reprogramar mi cabeza. Creo que nuestro cerebro se adapta con cierta facilidad a los cambios y solo se necesita tiempo y fuerza de voluntad", ha explicado en su entrevista a Los Angeles Times.

Tanto Katy como su prometido Orlando Bloom, padre de la futura criatura, están decididos a criar a su hija en función de una serie de valores más ligados a la sociedad moderna, respetuosa y tolerante a la que aspiran a contribuir, así como con el convencimiento de que su pequeña ha de poder perseguir sus sueños sin más restricciones que las inevitables.