Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Ha lanzado más de una docena de discos a lo largo de su dilatada carrera, pero hoy Yordano tiene los nervios de punta: “Como el boxeador que se perdió, se retiró, pero quiere seguir peleando”, dice, citando uno de sus deportes favoritos.

El cantautor ítalo-venezolano volvió el viernes al “ring” con “Después de todo”, su primera producción tras una pelea intensa con un cáncer de médula ósea que lo sometió a años de quimioterapias, un trasplante de médula, complejos tratamientos, complicaciones y un aluvión de fármacos, hasta que en enero anunció que lo había derrotado.

“Después de todo” incluye 13 cortes escritos a lo largo de su batalla: desde el primer sencillo “Enamorarnos otra vez”, un pop latino con influencias de los Beatles que estuvo entre los últimos que compuso, hasta el tema homónimo del disco, también lanzado el viernes con su respectivo video.

“No sé si será mi mejor disco, pero sí es el más importante... porque logramos hacerlo realidad después de todo y a pesar de todos los obstáculos”, dijo Yordano en una entrevista con The Associated Press en Nueva York, a donde se mudó hace varios años para su tratamiento médico.

El álbum le sigue a “Sueños clandestinos” de 2013, su último con canciones inéditas, lanzado justo antes de su diagnóstico.

En esta ocasión contó con la colaboración del músico venezolano José Luis “Cheo” Pardo, exguitarrista del grupo de acid jazz y funk Los Amigos Invisibles, como coproductor y arreglista.

Ambos comenzaron a trabajar en este proyecto hace cinco años, apenas unos meses después del trasplante de Yordano, cuando éste “estaba débil por un lado y muy vulnerable mentalmente”.

“No tenía la energía, pero sí tenía las canciones y sí estaba componiendo”, contó el artista. Así que al principio Pardo asumió gran parte de la labor, y a medida que mejoraba “se fue equilibrando un poco más el peso”.