Foto: Arzobispado de México
Foto: Arzobispado de México
Tags:

CIUDAD DEL VATICANO.- El arzobispo de México, Carlos Aguiar Retes, prometió transparencia y tolerancia cero con los clérigos católicos que abusen sexualmente de menores, una política que -dijo- incluirá un respeto absoluto a la ley ante las denuncias.

En entrevista con Notimex, el cardenal primado del país latinoamericano se refirió a los retos que le presenta el arzobispado que asumió el 5 de febrero último y que lo ha llevado a ser el guía espiritual de nueve millones de fieles en la capital mexicana.

La primera crisis que debió afrontar, apenas pocos días después de tomar posesión, fue la denuncia contra un sacerdote de su nueva arquidiócesis por supuesto abuso sexual contra una menor de edad. Lo hizo condenando la pederastia y asegurando una colaboración total con las autoridades.

Aprendí que lo mejor es la transparencia y dar testimonio claro de tolerancia cero. Lo había anunciado al momento de mi designación, pero no pensé que iba a tener necesidad de aplicar estos criterios tan rápidamente, es algo que no se puede ni prever ni programar... La mejor ayuda que podemos tener es afrontar las situaciones y conducirnos conforme a la ley para hacer las denuncias
Carlos Aguiar Retes

Designado por el Papa Francisco como sucesor de Norberto Rivera Carrera el 7 de diciembre, Aguiar Retes aseguró que desea impulsar una Iglesia que se relacione sin sobresaltos con las autoridades correspondientes.

Afirmó que, si bien se sentía “señalado” por la prensa como el preferido del Papa incluso mucho antes de ser designado en el puesto, él creía que no sería nombrado porque esperaba permanecer en la Arquidiócesis de Tlalnepantla para consolidar los proyectos iniciados allí.

Más adelante informó que tiene previsto un replanteamiento de las parroquias de la Ciudad de México porque sus estructuras “ya no funcionan”, fueron diseñadas cuando el mundo vivía de otra manera y existía un ambiente más bien rural.

Anticipó que echará a andar la conformación de “unidades pastorales”, cada una de las cuales unirá a tres o cuatro parroquias, con un solo equipo sacerdotal que vivirá en una misma casa y que atenderá todos los templos, sin limitaciones territoriales.

A pocos días de cumplirse cinco años del pontificado de Francisco, aseguró que el Papa está poniendo en práctica las reformas propuestas hace más de 50 años por el Concilio Vaticano II y que ya habían comenzado a aplicar tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI en medio de “muchas resistencias”.