Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- En un reto directo a la autoridad, Rosario Robles Berlanga, envió una carta al fiscal general, Alejandro Gertz Manero, en la que lo pidió demostrar que la dirección de la licencia de conducir que fue presentada durante su juicio, y que sirvió como prueba para que se le dictara prisión preventiva, existe y que ella vivió ahí.

Si la fiscalía a su cargo demuestra que la dirección de la supuesta ‘fakelicencia’ existe y que yo he vivido ahí, me declaro culpable. Pero si no, le pido se actúe con todo el peso de la ley contra quien ha actuado con dolo, y también algo muy sencillo: que se me procure justicia, no venganza por consigna",
Carta de Rosario Robles

En este mismo escrito, de casi tres páginas, Robles Berlanga advierte al fiscal sobre las "mentiras" y los "delitos" que han cometido los servidores públicos a su cargo para argumentar la privación de su libertad, como lo fueron el testimonio sin pruebas de un excolaborador en el que señala se le advirtió desde 2014 de un modus operandi que implicaba firmas de convenios con universidades y que él se rehusó a realizar tal acción.

Así como la falta de arraigo domiciliario basado sobre todo en un informe del Centro de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) en el que se informa de un trámite de licencia con una dirección diferente.

El problema es que esa no es mi licencia. La que si es verdadera tiene fecha del 21/02/1986 y que repuse el 28/03/2018, casualmente el mismo día que aparece en la fake licencia. Pero el problema no es solo esto. Ni la firma, ni la huella digital es de una servidora, y la fotografía cómo lo ha demostrado una excelente periodista fue extraída de Internet",
Carta Rosario Robles

De esta manera, Robles Berlanga dijo que los agentes del MP, “hasta para fabricar pruebas son malos: pues la dirección que se asienta no existe en la CDMX".

"El asunto es que claramente quien firma el oficio de Cenapi pide al MP que corrobore la información, cuestión que evidentemente no hizo por lo que le he pedido a mis abogados procedan legalmente”, indicó.

La exsecretaria también señala que se ha decidido emprender una "guerra jurídica en su contra", tratándola no como a una ciudadana. “La decisión de iniciar un juicio político en la Cámara de Diputados confirma esta situación”, aseguró.