Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Una organización internacional de ayuda durante desastres reportó el martes el primer caso confirmado de COVID-19 entre los solicitantes de asilo que viven en un campamento en la frontera entre México y Estados Unidos.

Global Response Management dijo que una persona que vive en el campamento ubicado en Matamoros, en el estado mexicano de Tamaulipas, limítrofe con Brownsville, Texas, había dado positivo al coronavirus.

“Se han implementado medidas agresivas de aislamiento y rastreo”, tuiteó la organización con sede en Estados Unidos.

Hay unos 2.000 solicitantes de asilo viviendo en campamentos a lo largo de la frontera. Migrantes centroamericanos y de otras partes del mundo se han quedado varados debido a la suspensión de audiencias de asilo implementada en Estados Unidos a causa de la pandemia hasta por lo menos mediados de julio.

La semana pasada, Andrea Leiner, portavoz de GRM, dijo que habían implementado medidas para tratar de reducir el riesgo de propagación del virus, pero señaló que era un desafío debido a que había infecciones confirmadas entre funcionarios de inmigración estadounidenses y mexicanos, y en los residentes de ambos lados de la frontera.

Habían colocado tiendas de campaña a un metro (3 pies) de distancia, dejándolas abiertas para que hubiera ventilación y haciendo que todos durmieran cabeza con pies para reducir las probabilidades de transmisión mientras la gente duerme.