Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Once naciones, entre las que se encuentran algunas de las economías con mayor crecimiento de la región Asia-Pacífico, firmaron este jueves un histórico acuerdo en Chile para reducir barreras comerciales, en momentos en que Estados Unidosapunta a un creciente proteccionismo y amenaza con desatar una guerra arancelaria.

En una ceremonia encabezada por la presidenta chilena Michelle Bachelet, los miembros del naciente bloque suscribieron el denominado Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (TPP11), uno de los mayores pactos comerciales surgidos en los últimos 20 años.

La firma del acuerdo, uno de los tres mayores a nivel mundial, ocurre justo cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alista un plan para decretar fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

"Además de ser una fuerte señal en contra de las presiones proteccionistas, es en favor de un mundo abierto al comercio, sin sanciones unilaterales y sin la amenaza de guerras comerciales", explicó a periodistas el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

El TPP 11, que incluye a Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, establece mecanismos para eliminar aranceles sobre productos industriales y agrícolas en una zona con un intercambio comercial que supera los 3.84 billones de dólares.

El pacto, que no ahonda en temas controvertidos como propiedad intelectual, reafirma los principales ejes acordados hace un año por el bloque pero que sufrió ajustes luego de que Estados Unidos se retiró de las negociaciones con la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Según cálculos del área económica de la cancillería chilena, el pacto comercial abarca un mercado de 498 millones de personas, con un Producto Interno Bruto per cápita de 28 mil 90 dólares, y representa un 13 por ciento de la economía global.

Junto con preservar la esencia del TPP original, el acuerdo negociado incorpora 20 suspensiones acordadas para resguardar los balances entre los 11 países, especialmente en materia de propiedad intelectual en sectores como, por ejemplo, farmacéutico y derechos de autor.

El pacto también considera la protección del medioambiente y abre la puerta a nuevos socios.