Foto: Archivo.
Foto: Archivo.
Tags:

NUEVO LEÓN.- La desaparición de los Institutos de la Mujer en los municipios de Apodaca y Cadereyta representa un importante retroceso, consideró Alicia Leal, fundadora de Alternativas Pacificas.

“Es un retroceso en materia de política pública con perspectiva de género, porque la realidad es que los Institutos de las Mujeres municipales tienen a su cargo todo el tema de transversalizar las políticas públicas en materia de género en el municipio, además de dar seguimiento puntual a varios programas qué hay, digamos, a nivel federal y estatal”, declaró a POSTA la activista.

Esto después de que se diera a conocer que pese a estar dentro de los municipios con Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM), los alcaldes decidieron convertir los Institutos en direcciones.

Leal explicó que la poca información que tiene al respecto es que los están centralizando dentro del DIF, porque tienen la idea de atender ahí todo los temas de la familia.

Consideró que existe desconocimiento de lo que son políticas públicas con perspectiva de género y no toman los temas de mujeres como algo urgente.

Como puede ser todos los casos de violencia que manejan, sobre todo en estos municipios, como en Cadereyta, que es gravísimo y de los cuales además tenemos muchos casos referidos de estos municipios o que llegan ya sea por las agencias municipales o agencias públicas, pero también llegan por su propio pie y son muchos los casos que llegan con nosotras a pedir apoyo y atención multidisciplinaria.
Alicia Leal,

La AVGM es un mecanismo que busca seguridad de mujeres y niñas a partir del cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades que vulneren sus derechos.

El 18 de noviembre de 2016 se declaró la AVGM en cinco municipios de Nuevo León: Apodaca, Cadereyta, Guadalupe, Juárez y Monterrey.

Las reglas de la Alerta indican que los gobernantes de esos municipios deben emprender acciones de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad.

En noviembre pasado, durante una sesión del Sistema Estatal para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, la presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres, Martha Cecilia Reyes Cruz, presentó el Plan de Trabajo 2019 y pidió a los municipios reforzar el trabajo, “no solamente los cinco que integran la Alerta de Género, y sumar esfuerzos para trabajar para el bienestar de todas las mujeres del estado".

Según el informe del 2018 del Centro Nacional de Información, publicado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que da a conocer los datos sobre violencia contra las mujeres, Nuevo León fue el tercer estado con más feminicidios, reportando 79.

La divulgación revela la incidencia delictiva y llamadas de emergencia al 911 e incluye los primeros 100 municipios de México, con incidencia de presuntos feminicidios.

En esa lista se encuentra Monterrey en tercer lugar, y aunque mucho más abajo, también aparecen Santa Catarina, García, Cadereyta, Ciénega, El Carmen, Escobedo y San Nicolás.

Conforme al reporte, en 2018 hubo 14 presuntas víctimas mujeres de homicidio doloso y 3 mil 58 de lesiones dolosas, ocupando el sexto lugar a nivel nacional.

Se reportaron cinco presuntas víctimas mujeres de secuestro, 204 de extorsión, 114 de corrupción de menores ocupando el tercer lugar y 29 de trata de personas, quedando en el cuarto lugar.

Ocurrieron 2 mil 318 llamadas de emergencia por incidentes de violencia contra la mujer, por incidentes de abuso sexual se registraron 814, 226 por acoso u hostigamiento sexual, 516 por violación, 26 mil 807 por violencia de pareja y 60 mil 605 reportes por violencia familiar.

Aunque no está desagregado por sexo, la Fiscalía General de Justicia del Estado tiene registrado que durante el año pasado en Apodaca hubo 21 casos de acoso sexual, 47 por delitos equiparables a la violación, 559 por delitos equiparable a la violencia familiar, 63 violaciones y un feminicidio.

En Cadereyta se reportaron 6 casos por acoso sexual 6, dos por delitos equiparables a la violación, 115 por delitos equiparables a la violencia familiar, 22 violaciones y tres feminicidios.

El pasado 5 febrero, la diputada de Movimiento Ciudadano, Karina Barrón, llamó a los alcaldes de Apodaca y Cadereyta a informar por qué cerraron los Institutos de la Mujer convirtiéndolos en Direcciones.

“Estimo que existe una falta de sensibilidad de los Alcaldes ante la problemática que vive Nuevo León en materia de violencia hacia las Mujeres", declaró en Tribuna la legisladora.

Y señaló que a los municipios con alerta de género se les exigen diversas medidas, entre ellas estrategias de prevención, vigilancia y seguridad pública que logre la recuperación de espacios públicos, así como acciones inmediatas y exhaustivas para tramitar diligentemente órdenes de protección a mujeres víctimas de violencia, entre otras cosas.

Alicia Leal advirtió que al declararse la AVGM se hicieron recomendaciones muy puntuales por parte de la Secretaría de Gobernación, aunado a que el año pasado el Congreso del Estado destino recursos especiales, correspondiendo 8 millones 158 mil pesos a Apodaca y 4 millones 452 mil pesos a Cadereyta.

En alianza con el municipio de Apodaca, en 2017 Alternativas Pacíficas abrió el Centro de Atención Multiagencial para las Mujeres Violentadas, denominado "Puerta Violeta", en el que colaboran Seguridad Pública, Instituto de las Mujeres, DIF, Salud y Desarrollo Social.

Se tenía pensado abrir un centro similar en Cadereyta para lo que existe un convenio firmado, explicó Alicia Leal, sin embargo no han logrado tener una reunión con el alcalde, Ernesto Quintanilla.

Aunque la "Puerta Violeta” de Apodaca funciona de manera normal, también esperan una cita con César Garza, dijo, “para ver cómo vamos a reorganizar con todos estos cambios que ellos están planteando, sobre todo para garantizar que los servicios que se brindan para prevenir y atender la violencia feminicida sigan adelante y se fortalezca el esfuerzo que se ha venido haciendo”.

Requirió que los municipios sigan haciendo lo que les corresponde y que permitan que la sociedad civil organizada, como en el caso de Alternativas Pacíficas que tiene 23 años de experiencia, trabajen para generar alianzas estratégicas para las mujeres que pidan ayuda.

“Nosotros tenemos nuestro propio presupuesto, el municipio aporta lo que ya tiene, no tiene que gastar más, sino que es nada más reorganizar, es lo que hemos estado planteando.

Creo que tendremos que revisar puntualmente cuáles son los cambios que buscan hacer y en qué lógica, porque hoy por hoy parecería un retroceso en cuanto a la defensa de los derechos de las mujeres.
Alicia Leal.