Foto: Blindatech
Foto: Blindatech
Tags:

NUEVO LEÓN.- Nuevo León no sólo es uno de los tres estados mexicanos con más demanda de sistemas de blindaje, además en los últimos años ha repuntado la penetración de dicha industrial en la entidad.

René Rivera, vocero del Consejo Nacional de la Industria del Blindaje (CNIB) declaró que la percepción y hechos de inseguridad en Nuevo León, han provocado que la adquisición de estos servicios, hayan vuelto a incrementarse en la entidad.

“(En Nuevo León) el boom, el crecimiento de blindaje, que se dio del 2008 al 2012, más o menos; luego, la verdad se hizo muy buen trabajo y mejoró la situación sustancialmente y se volvió un clima de tranquilidad aparentemente.

“Sin embargo, como dije, nuevamente sigue existiendo una demanda porque la violencia se ha vuelto incrementar. La gente lo ve y dice, pues lo poco que tenga dinero lo invierto en seguridad”, detalló el experto.

René Rivera explicó que la percepción que imperó en los ciudadanos y empresas de Nuevo León, del 2012 al 2104, fue de ya no necesitar blindaje, lo cual ha cambiado e invierten en todo tipo de sistemas.

El revestimiento de vehículos en sus diversos tipos y calidad sigue en aumento, comentó, así como la protección a los vehículos de carga que transportan por todo el país.

“Muchos de los transportistas ya saben que tienen que traer un tracto camión blindado, porque se los exige el seguro y porque saben que si tienen una unidad blindada, la mercancía es probable que llegue con mayor seguridad”, dijo.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Pero además, un tipo de blindaje que va en aumento y es adquirido por personas y empresas de cualquier nivel, es el arquitectónico.

“Para proteger los accesos a las plantas, a los complejos industriales de las oficinas (…).

“También invierten en ese otro segmento, en el que invierten para hacer cuartos de pánico en sus casas u oficinas, para que en caso de cualquier situación que se pueda presentar, tener un refugio seguro para ellos y sus familias. Eso ven: que en la seguridad más vale invertir y decir que a veces es mejor tenerlo y no necesitarlo, a necesitarlo y no tenerlo; es como un seguro de vida”, detalló el vocero del CNIB.

Información de la organización, revela que al cierre del 2018, la demanda del blindaje arquitectónico aumentó en promedio 35 a 40%, en comparación con el 2017.

Son cada vez más los inmuebles, ya sea residencias, oficinas, casetas, instalaciones estratégicas, joyerías, casa de empeño, etc., en donde se han instalado sistemas de blindajes en accesos, puertas y ventanas.

Los materiales utilizados para la protección de los usuarios de ataques con pistolas o rifles de alto poder, así como intrusión, van desde aceros balísticos, paneles de fibra de vidrio, cristales antibalas, policarbonato balístico y anti vandálico.

Anteriormente recurrir al blindaje arquitectónico era sinónimo de materiales pesados y difíciles de colocar, lo cual, según el CNIB, ha cambiado porque los sistemas que se utilizan, no rompen la estética del inmueble y los materiales que se usan son más ligeros y resistentes.

Así también se ha reformado el perfil de quienes compran ese tipo de blindaje, pues anteriormente el 80% de ese servicio lo adquiría el gobierno y un 20% los particulares; hoy la tendencia es 85% sector privado y apenas el 15% sector público.

Ya sea blindaje automotriz, arquitectónico y antivandálico o corporal y de equipos, Nuevo León figura entre los estados con mayor demanda, señaló René Rivera, no obstante recientemente se han añadido entidades a la lista de los principales.

“La Ciudad de México, Nuevo León y Jalisco son los estados que están siempre dominantes, sin embargo, se presentan ya estados como Michoacán, Guerrero, Oaxaca, y el estado de Guanajuato, que antes era reconocido como muy tranquilo, están requiriendo estos servicios”, aseguró el empresario.