En los Apuntes de la semana pasada, refería que el conocer al Andrés Manuel López Obrador en sus años de juventud, daría una mejor comprensión para entender los rasgos característicos actuales que presenta de adulto mayor. Desde el triunfo electoral que lo hizo presidente de México, grupos empresariales me han invitado para compartirles mi visión –que hasta la fecha no se ha modificado- de lo que sería su Presidencia de la República, con tan solo hay que hacer una comparativa del mismo López Obrador.

Mi acercamiento a López Obrador en 2003, siendo jefe de Gobierno del Distrito Federal –ahora Ciudad de México-, se daría con el lanzamiento del programa de apoyo a los adultos mayores. Estudié los pormenores de esa acción de gobierno y el fenómeno social que provocaba ante las masas aglutinadas en el Zócalo capitalino. Ya viviendo en 2017 en Villahermosa, Tabasco, tras largas conversaciones con los que fueron sus compañeros políticos, identifiqué que Andrés Manuel se crecía en los más adversos momentos polémicos. En cada punto de quiebre de su trayectoria, viene seguido de un relanzamiento. Teniendo una personalidad tan sólida, resulta casi predecible su proceder como presidente de México.

Ahora comparto en estos Apuntes parte de ese análisis que hice en 2018 y actualizado en 2019, mismo que no ha cambiado hasta el momento, incluso hasta parece que día con día confirma la comparativa entre López Obrador jefe de Gobierno y López Obrador presidente de la República:

1. Arribo

Si bien, sus arribos a las posiciones conquistadas siempre se dan con un alto bono político, López Obrador llegó a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal de igual manera, de la mano del partido que cofundaría (Partido de la Revolución Democrática) y capitalizando el encono social que generaba el rescate bancario (Fobaproa) de 1999.

2. Vinculación empresarial

Entrando a la mitad de su mandato en la Jefatura de Gobierno, se elevaban los índices de la delincuencia trastocando su popularidad, incluso la clase empresarial promovía propuestas de contratar grupos élites de seguridad en Israel. Ahí nace una vinculación empresarial -principalmente con el grupo libanés- que daría buenos frutos para ambas partes, que hasta llegó a ser nombrado el “mejor alcalde del mundo” en 2004.

3. Stablishment represor

Aunque la represión es una constante de su trayectoria, en 2005 tomó forma con el stablishment represor tras el juicio político de desafuero por la expropiación del predio El Encino que daría acceso al Hospital ABC de Santa Fe. En ese proceso llevado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), fallaría en contra del supuesto desacato; participaron los ministros Arturo Zaldívar Lelo y Olga Sánchez Cordero.

Cumplida la cuarta parte del sexenio de Andrés Manuel y entrando a la mitad de su mandato, tú que estás leyendo estos Apuntes ¿Crees que se está repitiendo el patrón? ¿Sirve la comparativa de López Obrador en la Jefatura de Gobierno contra la Presidencia de la República? ¿Habrá un relanzamiento en 2021, como lo hizo en 2004? ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com

_______________________________________