Nosotros somos hechura suya; hemos sido creados en Cristo Jesús para realizar buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que vivamos de acuerdo con ellas. Efesios 2:10

Es fácil pasar por la vida pensando que somos del promedio; somos ordinarios "No hay nada especial en mí. Soy solo una de las seis mil millones de personas en la tierra ". No, cuando Dios te creó a su imagen, puso una parte de sí mismo en ti. Podrías decir que tienes el ADN del Dios Todopoderoso. Estás destinado a hacer grandes cosas, destinado a dejar tu huella en esta generación. La verdad es que no hay nada promedio en ti; pero muchas veces no nos damos cuenta de quiénes somos Nos centramos en nuestras debilidades o en lo que no tenemos. Nos centramos en los errores que hemos cometido o en la familia de la que venimos. ¡Terminamos conformándonos con la mediocridad cuando fuimos creados para la grandeza!

Si vas a salir del promedio, debes recordarte a ti mismo todos los días: "Tengo el ADN del Dios Altísimo. La grandeza está en mis genes. Vengo de una línea de sangre de campeones ". ¡Si tienes la actitud de un campeón, vivirás la vida de un campeón y abrazarás audazmente las bendiciones que Él te tiene reservadas!