Creo que esta vida se trata de recolectar emociones, disfrutar momentos y abrazar corazones llenos de luz. 2019 es el año en el que mis andares han completado un nuevo ciclo en mi vida, también completaron mis recorridos por la otra mitad de México que me faltaba por regresar.

Mis andares en 2019 no son por casualidad, sino el producto de un salto al vacío que di, del que estoy gozando plenamente. Ahora comparto residencia entre mi querido Monterrey, Nuevo León, y Chihuahua, Chihuahua. En este año por sí me faltaba el norte de México, mis andares han recorrido Baja California, Durango, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, además de Morelos, Nayarit, Jalisco, Veracruz, la Ciudad de México, así como Texas. En este año por primera vez mis andares se digitalizaron así que de forma virtual recorrieron Chile, Colombia, además de Panamá, haciendo grandes amigos.

Espera un momento. Sí crees que 2019 llegó por casualidad o por abundancia económica, no es así; este año es la consecuencia de una decisión que tomé desde diciembre de 2013 cuando decidí tomar las riendas de mi propio camino, así di mi salto cuántico al renunciar a un empleo fijo y formal en mayo de 2014.

Desde 2014 hasta este 2019, mis #andares en cantidad de kilómetros le han dado más de cinco vueltas al mundo, en emociones me han cubierto el corazón, así como en experiencias un sinfín de suspiros que me alientan a seguir dando lo mejor de mí. He dormido en hostales, hoteles, casas, cuartos compartidos, estudios, he viajado en aviones, avioneta, autobús, combis, automóviles prestados, rentados, además del mío, a pie, sí a pie por más de 20 kilómetros entre poblado y poblado, desde luego en mí apasionada bicicleta hasta por 77 kilómetros. He subido cerros, bajado barrancas, metido a cuevas. Me he adentrado a bosques, desiertos, mesetas, incluyendo a las grandes ciudades.

Te has de preguntar ¿De qué vivo? Te dije que mis andares no son por casualidad, ni por abundancia económica, viajo porque soy emprendedor. Como conferencista me han abrazado tantos corazones, como consultor en comunicación he diseñado tantas estrategias que me emocionan, y como coach de candidatos políticos… esa es otra historia que después te compartiré.

Cinco años, cinco vueltas al mundo, así cierro este ciclo en 2019 y pensar que todo empezó cuando creí en mí mismo: el que cree, crea. En este 2020 cree en ti mismo y crearás un sinfín de oportunidades. No sé qué tantas emociones viviré para este 2020, lo que sí estoy seguro es yo crearé mis propios andares. ¿Me acompañas? www.daviddorantes.com