Optimus

Por: JORGE A. PÉREZ

Debanhi, víctima de un descuido

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

domingo 24 abril 2022 - 01:50 p. m.

La sociedad del estado de Nuevo León está sumamente indignada, no es para menos, la desaparición de mujeres ha crecido en los últimos meses a un grado en el que ya no se puede ocultar

La sociedad del estado de  Nuevo León está sumamente indignada, no es para menos, la desaparición de mujeres ha crecido en los últimos meses a un grado en el que ya no se puede ocultar y cuando lo intentan las autoridades, sus desatinos son tan obvios que dejan evidencia clara en la opinión pública de que tratan de sepultar algo.

La historia es cíclica, hace años Ciudad Juárez se convirtió en referencia mundial de este tipo de delitos, se podría decir que durante el sexenio de Felipe Calderón es cuando se generaliza el término de Feminicidio en el país, todos recordamos cuando fue increpado el Presidente en una reunión de atención a los familiares de las víctimas.

La sociedad de Juárez intuyó que la implementación del Operativo Conjunto ordenado desde la Presidencia de la Republica en el marco de la guerra contra las drogas, disparó exponencialmente los asesinatos, pero resaltó el número de mujeres asesinadas, en el 2010 alcanzó la cifra inconcebible de 305 muertas.

La indignación social hizo que la CNDH, (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) se expresara y fuera contundente: “Los casos de feminicidios fueron disfrazados como asesinatos entre bandas del crimen organizado”.  

Pero fue más contundente al añadir en el texto el siguiente párrafo: “La militarización se convirtió en una forma encubierta de facilitar la desaparición, la trata y el feminicidio.”

El estudio del caso y el análisis presentado llegó ante la CIDH (Corte Interamericana de Derechos Humanos) quien en el 2009 emitió una sentencia histórica, condenó al Estado mexicano como responsable de la desaparición y muerte de las jóvenes.

Así fue, la Corte internacional daba la razón a las mujeres y culpaba a México de incumplir su deber de prever e investigar debidamente los asesinatos.

Lo que sucede actualmente en el vecino estado de Nuevo León es una película ya conocida, con la ventaja ahora de que se cuenta con teléfonos inteligentes que le permiten a cualquier ciudadano sacar conclusiones en el transcurso de las indagatorias, de lo que antes nos enterábamos 48 horas después, hoy lo hacemos al momento mediante las aplicaciones en vivo.

Un poco de atención al caso y por medio de Google Mapas sabemos la ubicación del lugar de la fiesta de madrugada, el recorrido y la distancia de la última vez que se vio con vida a la víctima de 18 años de edad.

Reconocer públicamente los errores en la investigación no les quita responsabilidad a las autoridades que no cumplen con su misión, conforme pasen los días, como ha sucedido antes se politizará todo y en la mira estarán los cambios de fiscales, pues en política siempre se rompe el hilo por lo más delgado.

Esta semana no solo no dormirán los padres de la chica, por cierto hija única del matrimonio, tampoco dormirá Aldo Fasci, secretario de seguridad del estado de Nuevo León, pues lo que el definió como “Falla humana masiva” será interpretado como individual, pero tampoco podrá dormir Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República,  ya que cuando el Presidente de la República habló de atraer el caso, puede interpretarse como un llamado para tenderle la cama.

No especulamos con las razones, sabemos perfectamente lo que viene, se instalarán botones de pánico en la ciudad de Monterrey, se proveerá de alumbrado público a la periferia, se construirán casetas nuevas de vigilancia, centros de carga para teléfonos inteligentes y además nuevas torres de señal Wi Fi.

Nada de eso le devolverá la vida a la chica, nada de eso borrará de la mente los 4 cateos al mismo motel donde finalmente la encontraron, nada de eso permitirá localizar al taxista que tomó la última foto de la joven en vida, nada de eso permitirá la localización de las amigas que la acompañaron a la fiesta, nada de eso servirá para cambiar la percepción, para lo único que servirá, será para prolongar la agonía de algunos funcionarios ineficientes.

Los poderes fácticos dominan un entramado sangriento que continuará mientras no se sepan los motivos, el por qué y quienes participaron, mientras tanto, permanecerá en el ánimo colectivo el recuerdo de DEBANHI, VICTIMA DE UN DESCUIDO.

 

 

Jorge Alberto Pérez González

 

www.optimusinformativo.com                           

optimusinformativo@gmail.com

DEJA UN COMENTARIO

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?