Cada quien su tabaco, pero uno de mis reclamos más sentidos, es que los héroes nacionales deben ser tratados como seres humanos. Igual que se edifica a los santos, que primero fueron pecadores y luego, elevados a la diestra de Dios.

Mi justificación, la lista interminable de los llamados “padres de la patria”, tuvieron motivos mucho más personales para llegar a sus fines, que los simplemente colectivos como dar ¡Patria! ¡Nación! y otras yerbas a los originales de México.

Ejemplos hay muchos, pero el clásico, sin duda es Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte y Villaseñor,​​ de quien sabemos, ni tocó las campanas y menos, fue el santurrón, cuyo rostro, no conocemos con fidelidad.

El debate incluso sobre qué realmente gritó, tiene muchas versiones, que incluye, diferentes variables en eso de ¡Mexicanos, Mueran los gachupines, Muera el mal gobierno, Viva Fernando VII, Viva la América libre, Viva la Virgen de Guadalupe!

Acomódelas como usted quiera, que los presidentes en turno, las han acomodado como ellos -caprichosamente- han querido. Total, mucho de lo que se dice en el puente del 15 y 16 de setiembre, es una de tantas mentiras convenientes para los gobiernos.

Tan terrible son estos hechos, que ni el rostro que nos “vendieron” en los libros de texto y billetes nacionales, corresponde realmente a quien hoy es, uno de los mitos geniales de nuestra historia.

Hidalgo nunca tuvo un retrato (pintura artística) y en eso hay coicidencia entre los historiadores, no así José María Morelos, Vicente Guerrero o Agustín de Iturbide, quienes al menos si se parecen como se presume fueron.

Las crónicas de su tiempo, bien pudieron decir que alias “El Cura” era “de mediana estatura, cargado de espaldas, de color moreno y ojos verdes vivos, la cabeza algo caída sobre el pecho, bastante cano y calvo, como que pasaba ya de sesenta años, pero vigoroso, aunque no activo y pronto en sus movimientos…poco aliñado en su traje, no usaba otro que el que acostumbraban entonces, los curas de los pueblos pequeños”. Así lo describe en el libro “Historia de Méjico” (1849 y 1852) del escritor y político Lucas Alamán.

1.- Hidalgo, fue quizá, un hombre que tenía objetivos mucho más políticos, que buscaba como todos los insurgentes, más o menos, la emanicipación de los españoles ( invadidos por Francia), y gobierno nacional para los criollos, la élite española en México. ¿Tons?

2.- No profundizamos, pues mi colaboración está a años luz de ser una aportación histórica, pero, nos interesa de vez en vez, matizar sobre la importancia de nuestro pasado, porque, como muchos han dicho, en todos los tiempos y lenguajes, quien no conoce su historia, está condenado a repetirla.

3.- Hidalgo era bastante normal, tenía amantes y sostienen, al menos cinco hijos, es más, a la muerte de su hemano José Joaquín, en 1803, fue designado párroco de Dolores, Guanajuato.

4.- Lo que no descubran los políticos, lo harán las redes sociales, en las que se hacen chistes y se asoma a la verdad por encima de los gobiernos. En fin ¿Qué fue lo que gritó este 15 el presidente de México Andrés Manuel López Obrador?

5.- Fiel a su estilo, como todos, “festejó” el cumpleaños del oaxaqueño antagonista de Juárez, José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, además por supuesto, de seguir el protocolo de conmemorar la llamada Independencia de México, una de las fábulas más interesantes, en la historia del país.

6.- En el Zócalo de la capital del país, el mandatario mexicano cumplió con sus 20 “Vivas” prometidos. ¡Viva la Independencia! ¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla! ¡Viva José María Morelos y Pavón! ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

¡Viva Ignacio Allende! ¡Viva Leona Vicario! ¡Vivan las madres y los padres de nuestra patria!

¡Vivan los héroes anónimos! ¡Viva el heróico pueblo de México! ¡Vivan las comunidades indígenas! ¡Viva la libertad! ¡Viva la justicia! ¡Viva la democracia! ¡Viva nuestra soberanía!

¡Viva la fraternidad universal! ¡Viva la paz! ¡Viva la grandeza cultural de México! ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México! (sic).

7.- Un ceremonial que se práctica en la mayoría de los 2 mil 458 municipios y 16 alcaldías de la CDMX. Total, que celebrar a los héroes que nos dieron patria y libertad, es un leyenda maravillosa, pues estamos ciertos que muchos de los célebres, promovidos desde los libros de texto, fueron “Padrotes de la Patria” o “Patrioteros Mezquinos” como bien lo señala el periodista Miguel Ángel Isidro.

Del cuarto piso.- Y a Xico, se les sigue haciendo agua la…. Ciudad.

Otrosi.- “Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo”. Fransz Grillparzer, quien además expresaba que “sentir y pensar, considerándolo bien, son como el ciego que guía al cojo”.

18 pendientes… Correo: jeleazarmedia@gmail.com

Twitter.- @eldebateequis