FOTO: Posta- Saúl García
FOTO: Posta- Saúl García

Semana de contrastes en el mundo político, en el que la verdad de antaño se vuelve cuestionable, cuando la señalización es directa para dos presidentes de la República de diferente partido.

Y es que así son los argumentos de incongruentes, la declaración de un testigo protegido tiene validez cuando se hace contra quienes no nos simpatizan, pero es carente de sentido cuando señala con dedo flamígero a quien por cuestiones partidistas nos acerca.

De esto sabe mucho el procurador de Tamaulipas Irving Barrios, cuestión de revisar su amplio currículo que incluye aquel famoso michoacanazo, la persecución al General del ejército mexicano, Tomas Ángeles Dauahare y la utilización para muchos casos del famoso y ya desaparecido, testigo protegido, El Pitufo.

Viene a cuento lo anterior, cuando vemos la enjundia con la que el senador Ismael García Cabeza de Vaca, defiende la legalidad al protestar por la imposición de un Fiscal Carnal, amigo, compinche o servil en el gobierno federal, mientras en su estado natal, perdón no, ese es Texas, en el estado que representa en el Congreso de la Unión, no tiene la misma voluntad de exigirle a su hermano que no coloque a su procurador como Fiscal.

Las leyes se modifican, pero solo en apariencia, pues en este país, todos los partidos, todas las siglas y todas las familias, solo buscan el bienestar personal, jamás el bien colectivo.

En la rueda de la fortuna que es la política, ya llegará el tiempo en que se suspenda la rotación para bajar de las nubes a quienes ejecutaron venganzas políticas inventando crímenes y tal vez sea pronto, pues el juicio de El Chapo y la colaboración de El Rey Zambada está destapando la cloaca que señalará a muchos que en el ejercicio de su poder, torcieron la ley, inventaron testigos, modificaron declaraciones y se cobraron afrentas.

El mismo peso de las acusaciones de El Pitufo, tendrá las de El Rey, pero con la diferencia, de que todo lo que fue sostenido en el pasado con las declaraciones en México, han caído por su propio peso y no hay una sola orden de aprehensión sostenida en ellas, mientras que las actuales, se están vertiendo en Nueva York y ahí sí, con un testigo negociado real.

Lo único que queda claro es que para Marisela Morales, Eduardo Medina Mora e Irving Barrios, habrá sorpresas, los Yanquis no perdonan cuando los tratan de engañar.

No había necesidad de irnos tan a fondo en un tema conocido por todos, lo que sí es relevante es que La Troje, ese restaurante de época en Matamoros, ahora está ubicado en Brownsville y esta semana estuve ahí, resulta sumamente agradable constatar que tiene el mismo sazón de antaño y que la salsa con queso sabe igual y deliciosa.

Por gula, pedí unos tuétanos que eran tres y como tengo ahora 3 perros en la casa, después de degustarlos, decidí pedir los huesos para llevar.

La primera que lo recibió fue la Serenna, abrió sus fauces y cuando su hijo El Bruno se acercó por su premio, ella sin soltar el hueso, mostró sus dientes y asustó al pequeño que la dobla en tamaño. Tuve que salir al patio para intervenir como árbitro en la disputa, de esa manera cada quien recibió su cortesía.

Faltaba el Ringo, pero como es un can con derecho de picaporte, de inmediato se metió a la casa, para ahí protegido por las paredes y lejos de la mirada envidiosa de la perra, poder recibir su enorme hueso.

Su cara lo decía todo, jamás había tenido uno de ese tamaño, se sentía como jefe de tránsito o de alcoholes en ciudad de medio pelo, alzando la cabeza, se dirigió a un rincón a intentar acabar con él, pero es tan grande que dudo mucho que en los próximos 20 días pueda hacerlo.

Por lo pronto es muy interesante observar cómo trata de escarbar en el piso de la sala y el comedor, tratando de encontrar donde esconder su hueso, no lo logra pero tampoco se anima a salir al jardín, pues sabe que allá hay dos enormes competencias que le podrían arruinar el disfrute de EL HUESOTE.