La vieja práctica no se pierde, se adecua simplemente, las formas viejas no cambian, bueno si cambian, pero de receptores de los beneficios únicamente.

Ejemplos sobran a nivel federal, estatal y municipal, basta leer las crónicas periodísticas para enterarnos de todo.

Nadie le dijo al hijo de Bartlett que se veía mal hacer negocios al amparo del poder y nadie se lo dijo porque la educación se mama en casa, así que la posición de poder y las relaciones de papi fueron suficientes para embaucar a los Comités de Compras del ISSTE y del IMSS para ofertar a sobreprecio el articulo más solicitado en el mundo gracias a la Pandemia.

Los beneficiarios del negocio fueron todos, el de las relaciones, el que estampó la firma de la requisición, el que firmó la compra, el que sirvió de enlace, la empresa de varios años de fundación y hasta la empresa extranjera que los construyó.

Solo hubo un perdedor, aquel que basó su llegada al poder enarbolando la campaña de acabar con la corrupción.

En el 2013 en un trabajo de campo, fui a investigar la instalación de los aerogeneradores de energía en Texas, justo en las cercanías de Raymondville, en mis recorridos por el Valle de Texas en motocicleta me llamaba la atención como iba cambiando el panorama, pero sobre todo el inmenso tamaño de esos abanicos gigantes.

Tuve suerte de que los ingenieros fueran de origen Español, así que me dieron una catedra de energías limpias, el futuro pues, a costa del cambio de imagen en las praderas texanas, con tranquilidad me explicó que ese proyecto representaba una inversión de 20 millones de dólares, conté los aparatos instalados y pregunté,- ¿cada uno vale 1 millón de dólares? Y asintió explicándome que ya instalado y listo para generar energía, ese era el costo unitario.

6 meses después de esa entrevista, en la ciudad de Reynosa se instaló el primer parque eólico, platicando con el Ingeniero responsable me dijo que la inversión era de 36 millones de dólares, recordando los datos de Texas conté los aparatos y eran 12.

Permítanme dudar del video del gobernador de Ustedes, donde indica que se han invertido 2 mil 300 millones en parques eólicos, pues a los costos texanos, estaríamos hablando de 2,300 aparatos de esos en el estado.

Los beneficiarios son muchos, el que invierte, el que aprueba, el que decide donde, porque opciones hay muchas, el que firma el contrato, el que supervisa y el que sanciona.

En Reynosa hace poco más de un año se compraron Drones de filmación que costaron el triple del valor del mercado, el escándalo mediático fue grande, pero a la fecha no se sabe el desenlace y ni siquiera si esos aparatos modernos siguen sirviendo para algo.

Hoy le toca a Matamoros, por presunciones administrativas y de adjudicación, el Presidente Mario López tuvo que convocar a una rueda de prensa para explicar el procedimiento de licitación de 5 mil luminarias, pues los regidores de varios partidos piensan que hay mano negra.

Es mucho lo que demuestran, por un lado la falta de comunicación de quien sea el responsable de las relaciones con el Cabildo, pues todavía no saben cuál de las 4 empresas que postularon será la beneficiada con una parte de la partida aprobada y presupuestada por el Cabildo en Pleno.

Por otro lado el desconocimiento del Código Municipal, pues a los Regidores les corresponde aprobar el presupuesto global y a los Síndicos verificar la correcta aplicación de los recursos, pero las funciones administrativas solo a los integrantes del Comité de Compras.

Dicen, a mí no me consta, que cuando le preguntaron a un Regidor la razón de la inconformidad por algo que todavía no sucede, expresó sin la menor vergüenza, - Yo solo quiero saber cuánto me va a tocar-.

En estos escenarios se pierde la confianza en el futuro, pues persiste el interés de la administración pública en los tres niveles de gobierno en EL MOCHE.