El futuro como gobernador de Nuevo León de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, es todo un enigma. No hay antecedentes en la trompicada democracia mexicana de algo similar que permita vislumbrar qué pueda pasar.

Todo es inédito. Desde el desarrollo de la elección hasta la crítica que hizo a los poderosos medios de comunicación, a los cuales enfrentó y terminó por no necesitarlos; junto con El Bronco los otros grandes ganadores fueron las redes sociales.

Las formas con Rodríguez Calderón también son inéditas. Su toma de posesión, su discurso y la presentación de su gabinete no tuvieron que ver con el glamur propio de estos actos.

Si bien El Bronco ya está echado a andar ahora viene algo nada fácil: hacer política, tener acuerdos y aprender a negociar. Va a tener que sentarse para establecer acuerdos con los partidos a los cuales no sólo venció con relativa facilidad, sino que también los confrontó.

No va a ser fácil porque los acuerdos se construyen en las cámaras y es ahí en donde por más que Jaime Rodríguez proponga y lleve importantes propuestas va a tener que convencer al Congreso de NL, con mayoría PAN-PRI.

El Bronco va a tener un tiempo de gracia y deberá aprovechar el vuelo que le da el inicio de su administración. El bono democrático lo coloca en una situación de privilegio. Los ciudadanos decidieron de manera clara, pero también pueden ser severos y desencantarse pronto porque el nuevo gobernador no responde a lo que el imaginario colectivo imagina, fantasea, supone o quiere ver.

Va a estar bajo innumerables miradas. Muchos lo van a querer ver fracasar desde ya, pero El Bronco tiene la ventaja de que los y las neoleoneses saben que requiere de tiempo y que no está fácil echar a andar su gestión con los escenarios que le rodean.

El inédito triunfo de un independiente ha abierto las puertas a que esta figura se repita. No es casual que muchos Congresos, influidos por los gobernadores, estén cerrando el paso a los independientes a través de una buena cantidad de cuestionables requisitos; les entró el miedo.

Los independientes llegaron para quedarse. El Bronco ya gobierna un estado importante y estratégico para el país. Lo que haga y no haga va a ser visto con lupa. Puede ser el gran detonante para el futuro o una decepción y si alguien lo sabe es El Bronco mismo.

[-] RESQUICIOS. Así lo conversaron ayer:

Oye, papá, ¿así de feo fue? No, mi hija, fue peor. Diálogo padre e hija viendo la exposición de fotos sobre el temblor del 85 en las rejas de Chapultepec.

solorzano52mx@yahoo.com.mx
Twitter: @JavierSolorzano