El hombre de bien deja herencia a sus nietos; las riquezas del pecador se quedan para los justos. Proverbios 13:22

¿Sabías que hay recursos y bendiciones para los justos?

Hay fondos que eventualmente serán transferidos a las manos de las personas que los usarán para los propósitos de Dios. En las Escrituras, a Dios se le llama "el Señor del sábbath". Eso significa que Él es "el Dios que se pone su armadura y va a la guerra contra aquellos que guardan el tesoro de Sus propósitos". Imagínate a Dios poniéndose la armadura y entrando en las fuerzas de la oscuridad y diciendo: "Voy a tomar esos fondos, los necesito para mis hijos. Tomaré estos negocios, estas ideas, estos contratos, tienen los nombres de Mis hijos en ellos ".

Dios está peleando tus batallas por ti. Tiene un favor infinito que transferirá a las manos de los justos. La clave es asegurarte de que estás en el grupo de los justos. Asegúrate de honrar a Dios con tu vida y mantener puro tu corazón. Suelta cualquier peso o cualquier pecado que te esté frenando. Mientras permanezcas en la fe y vivas con rectitud ante Él, Dios ha prometido abundancia.