El Señor su Dios marcha al frente y peleará por ustedes, como vieron que lo hizo en Egipto. Deuteronomio 1:30

Los israelitas habían sido liberados de la esclavitud y se dirigían a la Tierra Prometida. Tenían todo tipo de naciones enemigas a su alrededor y ningún equipo militar o entrenamiento. Ahora estaban en el calor del desierto sin agua ni fuentes de alimentos. Se sentían abrumados, superados en número e inadecuados. En lo natural, no tenían oportunidad. Pero Dios les habló en las Escrituras de hoy. Habían visto a Dios partir el Mar Rojo y destruir a Faraón y su ejército.

Puedes sentir que las probabilidades están en tu contra. Pero Dios te está diciendo lo que les dijo: "Voy delante de ti y lucho por ti". Lo que sea que esté tratando de detenerte no es rival para nuestro Dios. Un toque de Su favor y Él convertirá ese Mar Rojo en tierra seca. No vas a tener que luchar y pelear. Puede parecer intimidante, como si nunca fuera a cambiar, pero no te preocupes. Dios va a hacer algo extraordinario.