¡Dios nuestro! ¿acaso no los vas a juzgar? Nosotros no tenemos la fuerza suficiente para enfrentar a ese gran ejército que viene a atacarnos. ¡No sabemos qué hacer, y por eso volvemos a ti nuestra mirada! 2 Crónicas 20:12

No puedes preocuparte y adorar al mismo tiempo. Cuando el diablo te trae pensamientos de preocupación, ansiedad y miedo, ¡no les creas! En su lugar, deja que esos pensamientos sean un recordatorio para agradecer a Dios que la respuesta está en camino. Eso es lo que hizo el rey Josafat. La gente de Judá estaba rodeada por tres grandes ejércitos. No parecía que tuvieran una oportunidad. Este rey piadoso probablemente fue bombardeado con pensamientos de miedo y ansiedad. Pero reunió a la gente, levantó los ojos hacia el cielo y rezó la sencilla oración en el versículo de hoy. La oración de Josafat fue contestada. Dios le dijo a la gente que marchara directamente al campamento del enemigo, cantando y gritando alabanzas en su camino. Fíjate, no se preocupaban, estaban adorando y Dios los libró.

¡Hoy, elige la adoración sobre la preocupación y avanza hacia la victoria!