Sea desde un gobierno local hasta nacional, o bien desde un movimiento social hasta un partido político, y sin dudar desde un líder político hasta un candidato a elección popular, todos sin excepción deben equilibrar el círculo de oro de la comunicación política para tener un fuerte arraigo público, pero sobre todo para conseguir una sólida imagen que trascienda positivamente del momento.

Pareciera una misión imposible -aunque la gran mayoría de los políticos no cuida el justo equilibrio de este círculo de oro- pero no lo es, sí tan solo dejaran de un lado la improvisación diaria y actuar para el hoy, solo en lo urgente, así como de forma reactiva. En 20 años como consultor en comunicación, semana tras semana, me buscan precisamente por algo que dejaron de hacer en el pasado, es ahí cuando destaco que muy probablemente su actuación anterior fue hecha al calor del momento, sin pensar en una estrategia que evitara los errores en el futuro.

Tener muy claro y aplicar lo que es el círculo de oro de la comunicación política no es una cuestión de falta de dinero o de falta de tiempo, es sin duda un asunto de falta de visión, así como del impacto que tendrá su punto de partida en la trascendencia social en un segmento ciudadano determinado, con posibilidades en los tiempos futuros. Entonces ¿Cuáles son los elementos que lo conforman?

1. Gobernanza

Aquí intervienen elementos como la planeación estratégica, la estructura organizacional, pero la más delicada de todas es la gerencia del poder. Ser legalmente el alcalde de una municipalidad no es precisamente el administrador de ese poder constitucional, por ejemplo, puede diluirse su gerencia con la presencia de un fuerte grupo del crimen organizado, o de un cacique político, o un arraigado poder de un líder religioso local.

2. Política

Aquí intervienen elementos como el lobbing, acuerdos, planeación táctica, entre otros, siendo el más estratégico el apartado sobre inversión política. Crear grupos políticos o ser el líder de un grupo político al que se le entregan beneficios como parte de una “inversión” es totalmente equivocado, por ejemplo, invertir recursos para entregar despensas o hacer rifas en la comunidad eso no es la inversión política.

3. Difusión

Aquí intervienen elementos como los medios de comunicación, las redes sociales, el diseño de la ingeniería integral de la imagología, trascender en el humor social, pero la clave de todo está en la antropología social. Emitir mensajes por los medios de comunicación, por ejemplo, una conferencia de prensa hablará a la masa pero esa difusión ya es tan difusa que se necesita conectar a la microsegmentación de las audiencias.

Tú que estás leyendo estos Apuntes, te pregunto ¿Conoces a un líder social o alcalde que se preocupa más por lo que subirán en las redes sociales, que su propia administración sobre el poder que debe tener de su grupo o gobierno? Eso es un claro ejemplo que no sabe equilibrar su círculo de oro de comunicación política ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com