QUEBRADERO

Por: JAVIER SOLÓRZANO

“Famosos” y “conocidos”

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

jueves 28 enero 2021 - 07:10 a. m.

A los partidos les da por ir por cualquier personaje con categoría de “famoso” o “conocido” con tal de poder ganar las elecciones

A los partidos les da por ir por cualquier personaje con categoría de “famoso” o “conocido” con tal de poder ganar las elecciones. Poco reparan en lo que vayan a hacer en el Congreso. Al final los someten, les dicen qué hacer y en algún sentido se las “cobran”.

A los personajes públicos termina por gustarles la idea de ser legisladores. No se preguntan, en la gran mayoría de los casos, si pueden ser capaces para ello, ven la oportunidad y se suben al barco. Muy pocos se plantean si están preparados o no. Los entornos en los que viven, por lo general, no les cuestionan, más bien suele suceder que a todo le dicen que sí porque no dejan de ver la posibilidad del beneficio propio.

No es casual que en la gran mayoría de los casos así como llegan se van. Pocos terminan por hacer una carrera política y pocos se comprometen en su trabajo que les termina siendo de ocasión y para quienes los postulan, todo deriva en el criterio de “oportunidad”.

Cuauhtémoc Blanco es un caso emblemático. Fue postulado como alcalde de Cuernavaca y triunfó con relativa facilidad, el futbol fue su trampolín porque en un país futbolero es, sin duda, un elemento de atención para cualquier persona.

En medio de un sinfín de conflictos políticos ganó las elecciones para gobernador, en lo cual tuvo mucho que ver el hoy Presidente. El apoyo que tuvo no pasó necesariamente por su gestión como alcalde, más bien se conjuntó un hartazgo morelense similar al de todo el país, a lo que se sumó un hecho clave: haber sido un futbolista sin la menor duda destacado y muy metido en el ámbito popular.

Como era de esperarse ganó las elecciones de manera contundente. Como inevitablemente sucede le llegó la terca realidad. Morelos ha vivido estos años en vilo; el gobernador está ausente, su popularidad en el estado y entre los gobernadores del país es significativamente baja. Si alguien padece este singular proceso, como se puede imaginar, son los propios morelenses.

Es probable que no exista un diagnóstico claro de lo que pasa en Morelos. Lo que está en evidencia es la falta de experiencia del gobernador y perder de vista que su popularidad no le da en automático la capacidad para gobernar un estado que, de suyo, es complejo.

No necesariamente se requiere de profesionales de la política para ser parte del Congreso, las experiencias en este sentido recorren el mundo. Si bien tiene lógica que los partidos busquen a toda costa ganar las elecciones, también es cierto que con tal de hacerlo pierden de vista la relevancia que tiene legislar en función de diagnósticos del país, junto con la sensibilidad que se debe acompañar cualquier cosa que decidan y hagan en el Congreso.

Los partidos políticos usan a los personajes, quienes, por lo general, terminan por saberlo muy pronto para que al final no les importe ser usados. El tema transita por los ciudadanos, quienes al encontrar a la clase política distante optan por ellos y ellas.

Son parte del imaginario colectivo y de alguna forma están cotidianamente entre nosotros. En medio de las rebatingas y hartazgos cotidianos se convierten en una opción. Son una alternativa y un mensaje de parte de los ciudadanos hacia los políticos.

La diferencia con procesos electorales de años anteriores es que la tendencia se ha intensificado. En la lista aparecen actrices, actores, cantantes, boxeadores, futbolistas más lo que por ahí surja o se les ocurra.

La profesionalización de la política no significa llevarla a  las élites. Significa entender la importancia que tiene para los ciudadanos que mujeres y hombres en el Congreso construyan un país diferente, reconociendo nuestras diferencias en la forma y fondo. Hay dos palabras clave: formación y capacitación.

RESQUICIOS

No podía ser de otra manera la rebatinga por las vacunas. Todo está concentrado en 10 países, lo cual aleja a muchas naciones de ellas. La división entre ricos y pobres, débiles y poderosos es la expresión de lo que está pasando.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?