El encierro obligatorio cada día irrita más, el bombardeo de las redes cada vez provoca reacciones inesperadas, se pierde la calma y ahora hasta en expertos petroleros nos convierte. Si usted está ya en ese nivel, le recomiendo que aproveche el encierro para la introspección, solo desconéctese de todo; celular, radio, televisión y sobre todo internet. Si así lo hace evitará la hipertensión y fortalecerá sus defensas, por que el virus COVID19 sí existe y ahí está, esperando que se debiliten sus defensas para mandarlo al hospital.

Debemos entender ahora sí, lo que significa la palabra Pandemia.

También debemos de entender que la maldad existe y que esta situación les sirve a quienes promueven abiertamente las “Fake News”, para llevar agua a su molino.

Nada sucede por casualidad, en política es natural, pero lo que no se había visto es una operación tan burda, tan explícita en una caja china en nuestro estado.

Regularmente se crea con factores externos, aquí no, los funcionarios de gobierno del estado son usados por los creadores para que hagan el ridículo públicamente y son exhibidos como incapaces.

Cuestión de recordar los hechos en tan solo 7 días.

Varios funcionarios de finanzas del gobierno de Tamaulipas, son inducidos a hablar ante los medios afines de la implementación de la Ley Seca, crean el ambiente de rechazo y unas horas después, el gobernador de ustedes, directamente rechaza y desconoce lo que sus empleados dijeron bajo órdenes y con suficiente cobertura mediática.

A los creadores de esto, solo les faltó ponerle capa al gobernador de ustedes, para que el impacto fuera mucho más teatral.

Después, los mismos medios afines, siembran con anticipación la llegada de la Fase 3 de la contingencia del coronavirus, esta no es desmentida, pues fue mucho más efectiva para la siembra de miedo y además todos la consideraron necesaria, pues la gente no se quedaba en la casa, como es la recomendación de la Fase 2.

La intención la comprendimos el miércoles, cuando violando todas las leyes internas del Congreso de Tamaulipas, una iniciativa del gobernador de ustedes, es aprobada vía “Fast Track” para endeudar al estado, por un monto increíble de 4,600 millones de pesos, sí, Cuatro Mil Seiscientos millones de Pesos.

Para que se den una idea, el presupuesto total de la Capital del Estado es de 962 millones, es decir, este préstamo equivale al presupuesto de 5 años de Cd. Victoria.

La obviedad los delató, en la Sesión Publica del Congreso del miércoles 8, con engaños y con ausencias pactadas, lograron meter ilegalmente el tema de una iniciativa de supuesta urgente resolución, disfrazaron de prevención la necesidad y prepararon el camino para que el escandalo se diluyera en acusaciones mutuas entre los mismos diputados.

Sin embargo llamó la atención el que tuvieran a la mano unas pancartas hermosamente impresas para colocar en las curules de los ausentes, responsabilizándolos de que gracias a ello, la bancada del PAN logró las dos terceras partes necesarias para aprobar el empréstito.

La cadena de errores cometidos por la directiva del Congreso los puede llevar inclusive al Juicio Político, pues tuve acceso al orden del día, a la versión estenográfica y a la llamada telefónica que hice con 2 de los diputados que no asistieron a la sesión, la de Matamoros y el de Reynosa, la de Nuevo Laredo se hizo ojo de hormiga y no pude hablar con ella.

Me queda claro pues que no estaba agendado en el orden del día la iniciativa del gobernador, también que no fue circulada, pues las intervenciones en tribuna fueron precisamente en el sentido de quejarse por ello, también que no lo discutieron, pues no tenían a la mano los conceptos, los montos ni las reglas de operación de ese decreto, lo peor es que los diputados del PAN y la diputada del MC, lo votaron a favor a ciegas completamente, esto también puede ser motivo de juicio político, pues fueron “electos” para defender al pueblo, no para decirle que si a todo lo que mande su jefe.

Pero posteriormente a la aprobación, y esto es lo más irregular, el líder de la junta de coordinación, compadre del gobernador de ustedes, de nombre Gerardo Peña, subió a la tribuna a leer otro decreto, que nada tenía que ver con el aprobado y que pretendió dejar por escrito modificaciones al mismo, esto fue LA CEREZA DEL PASTEL.