No hace falta decir mucho, todo está sucediendo a la vista de todos y cubierto con presteza por los medios de comunicación, el discurso del futuro se va agotando poco a poco y esto se debe a que la esperanza se mantiene cuando hay señales claras del cambio prometido.

Nos concentraremos en la zona que habitamos, a efecto de hacer el análisis concreto de lo que aquí sucede y que sin duda traerá consecuencias políticas, pues no hay razón para pensar que el fenómeno electoral se repita ahora en la elección del nuevo Congreso de Tamaulipas.

La propuesta más ambiciosa y congruente de la campaña anterior de Morena por la presidencia de la República, fue sin duda el ofrecimiento de la creación por decreto de una Zona Libre o Zona Franca para toda la frontera mexicana con los Estados Unidos de Norteamérica. Decreto realizado el pasado mes de diciembre y dado a conocer en Monterrey, pero que en la práctica ha quedado convertido en nada, o en muy poco, pues los beneficios brillan por su ausencia y la operatividad del programa no se ha hecho realidad.

Primero, no existe una Zona Libre como tal en la frontera, la aduana no se ha recorrido y nadie puede gozar del beneficio de esa supuesta Zona Franca, misma que significa que no debe haber restricción alguna para cruzar lo legalmente permitido, pues la aduana ahí está e impone su criterio, a fuerza de vigilar y examinar, pero también permitiendo el tránsito de lo protegido con eso que ya desapareció y que se conoció en otros sexenios como corrupción.

La homologación de los precios de la gasolina resultó la gran mentira desde su inicio, pues no colabora nadie en ello, a tal grado que es preferible cruzar la frontera para cargar gasolina, pues los precios siguen siendo más bajos de aquel lado del rio.

No se diga el consumo de energía eléctrica, mismo que aquí en la zona fronteriza no ha bajado lo más mínimo y continua siendo un sueño pensar que bajará el precio de la energía ahora que llegue el verano.

Sin embargo el Presidente de la República, parece estar mal informado, pues en su última visita a la zona fronteriza, donde sobraron sillas y faltaron asistentes en un mitin en la calle, él presumió los logros, mientras los escasos asistentes, negaban con la cabeza, o a grito en alto cada vez que Andrés Manuel mencionaba los beneficios logrados en su gobierno.

El único beneficio tangible, es el del IVA y esto gracias a que los grandes comercios están absorbiendo el diferencial, aplicando parte del decreto, pues ellos por tener sus oficinas corporativas fuera de la franja fronteriza, no les alcanza los beneficios fiscales ofrecidos.

Grave error que el SAT no ha podido enmendar y que pone en riesgo su continuidad, pues a todos nos queda claro que los comerciantes no tienen por qué absorber eso, sacrificando sus escasos márgenes de utilidad.

El gobierno del estado en Tamaulipas está ayudando y mucho a que el clima de rechazo a los supuestos cambios crezca, pues ha emprendido operativos contra autos chocolates, contra tianguis de vehículos y desde luego contra lo que se conoce como taxis piratas.

Y claro que esto duele, pues en zona franca o zona libre, ese tipo de acciones no se debieran ver, sin embargo estas acciones tienden más que a controlar, a enrarecer el clima político, pues toda la ciudadanía sabe quién controla este tipo de negocios.

Los diputados federales todos, incluso los que representan la zona fronteriza, no se han preocupado por inmiscuirse en el fondo del decreto presidencial, pues cuando son inquiridos sobre los alcances del mismo, responden con evasivas que solo demuestran el desconocimiento del tema.

No es mala intención personal, antier en su visita a Matamoros, a pregunta expresa de un servidor, Gerardo Fernández Noroña, evadió el tema y quiso a fin de cuentas responsabilizar a los grandes corporativos por el manejo fiscal de sus empresas, como si utilizar los ductos o lagunas en la ley, fuera una acción reprobable, pero considerando que ellos los empresarios, deberían de absorber el diferencial en el iva de la frontera.

De nuestra Diputada Federal, con quien por primera vez en mi vida platiqué, me quedaron más dudas, pues las palabras a veces no alcanzan para explicar lo inexplicable.

Pero algo si queda claro, las concertaciones políticas continúan vigentes en Tamaulipas y el voto atomizado es sin duda una de ellas, no se requiere de mayor inteligencia para dilucidar que las cosas suceden por algo y que el recorrido de la historia nos muestra una verdad contundente, por lo que la primera visita a la zona fronteriza por parte del Presidente de la República, puede considerarse ya como LA FALLA DE ANDRES MANUEL.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                       ...

optimusinformativo@gmail.com