Si piensas lo que haces, tendrás abundancia; si te apresuras, acabarás en la pobreza.Proverbios 21:5

Es sorprendente cómo tomarse unos minutos al comienzo de cada día para planificar y orientar tus pensamientos en la dirección correcta puede ayudarte a avanzar y lograr mucho más. Pero con demasiada frecuencia, las personas quedan tan atrapadas en la actividad de la vida que tienden a "seguir la corriente". No digo que no debamos ser flexibles, pero cuando se trata de tu vida, debes ser tú quien establezca el flujo. Por supuesto, suceden cosas inesperadas, y nuestros días no siempre irán de acuerdo al plan, pero si te tomas el tiempo cada día para poner tu corazón y tu mente en la dirección correcta, ¡estarás equipado para lo que se te presente!

Hoy te animo a que hagas planes para comenzar bien tu día y poner tus pensamientos en la dirección correcta. Di algo como "Este va a ser un gran día. Dios está guiando y dirigiendo mis pasos. Su favor me rodea". Pon a Dios en primer lugar. Deja que te guíe y ordena tus pasos. Incluso si son solo cinco minutos al día, haz que el pasar tiempo con Él sea un hábito. Planifica tu día con Él porque la planificación cuidadosa es la manera de salir adelante.