Los temas son muchos, la pandemia ha despertado en todos el miedo dormido. Porque todos tenemos miedos, pero la mayor parte de las veces los ocultamos, nos avergonzamos de ellos y procuramos que no se noten.

La falta de efectividad en la comunicación de los gobiernos ya ha sido palpable, no es un caso único el de nuestro país, basta revisar las crónicas mundiales del tema de moda, para observar a detalle que el nerviosismo hizo presa de todos los gobiernos establecidos en el mundo.

Pero lo que nos ocupa es México en este artículo, existe un negocio redondo que no se verá afectado en lo más mínimo en sus ingresos, pues precisamente se nutre del miedo de una sociedad para poder efectuar su “Trabajo”.

Diariamente la sociedad es asolada vía las redes sociales, por expertos en la materia de sembrar pánico, ideas y conceptos que pretenden adueñarse de la mente y las acciones colectivas.

Esto es un negocio de publicidad perfectamente planeado, que logra convertir nuestra actitud tradicionalmente tranquila, en una agresiva, que distorsiona totalmente la manera de ver las cosas, de reflexionar y de actuar, cambiando incluso el vocabulario que regularmente se usa.

Para poder comprenderlo, necesitamos saber que eso siempre ha sucedido, antes los medios de comunicación tradicionales se encargaban de ello, ahora son “Granjas de Robots” virtuales, especializados en la comunicación visual, los que trabajan día y noche, buscando la manera de sembrar pánico, pues un ente con miedo, es fácilmente manipulable para crear aversión a “algo”.

Tamaulipas tiene varios ejemplos que son fácilmente reconocidos, un “genio” del Mante que hasta logró publicidad mundial, mediante un trabajo de investigación de periodistas norteamericanos, donde a cuadro exponía la forma de operar, la cantidad de chips telefónicos que compraba diariamente en los “Oxos” y la forma en que convertía en tendencia una noticia inventada. Lo que todos conocemos como “Fake News”.

Aquí en Matamoros existe un caso de un “no tan genio” que utilizó hace años los avisos de ocasión, para dañar a un negocio comercial de la vecina ciudad de Brownsville, caso que terminó en tribunales donde tuvo que pagar por el daño ocasionado, pero que le dio la oportunidad de ser contratado posteriormente con fines políticos.

Es fácilmente identificable la forma de operar de estas granjas cuando leemos en nuestras redes consistentemente las palabras claves. Y en el caso del actual mandatario de México es muy notable; al inicio de su ejercicio, sembraron López, después El Cacas, más adelante, KKs y últimamente El Pendejo. Si guarda usted todo el historial de su WhatsApp verá claramente esta transición en la denominación denotativa al paso de los meses.

La forma en que opera en nuestras mentes el martilleo constante de las palabras, logra el cometido de modificar la forma de expresión natural del ser humano, los denuestos continuos generan odio irracional que obnubilan la mente, dejando poco espacio para el análisis racional.

Pero esto no es nuevo, lo mismo sucedió con Peña Nieto, con Calderón, con Fox, y otros políticos de la era moderna, lo curioso es que los ahora indignados dicen que se justifica pues antes esas artes le sirvieron a quien ahora detenta el poder.

Si la corrupción no tiene color ni partido, las “Granjas de Robots” tampoco, ellos, los que ahora siembran, son los mismos que antes sembraban, solo obedecen al sonido del dinero, no importa de donde venga siempre y cuando sea sin factura.

La crisis del coronavirus ha hecho que esto resalte aún más, la mente social ahora cree todo, desde las clásicas charlatanerías, hasta la posibilidad de tomar acuerdos internacionales para cerrar los puentes atravesando sus vehículos, ya sucedió en redes, una foto vieja de un atasco vehicular, sirvió para enardecer a algunos, que de inmediato dieron por hecho que cerrarían los puentes.

La fragilidad de la mente con miedo, hace que no se percaten de que los Policías Fiscales no revisan documentos, solo mercancías, si el auto es americano, el que lo conduce debe de serlo también y si hay duda de ello, es cuando piden la identificación. Quienes revisan y están facultados para investigar el estatus migratoria son los Oficiales de Migración, pero ellos ahora no están en la línea.

Entendamos que esto pretende fines políticos, no caigamos en el juego que ellos juegan, la sociedad debe mantenerse atenta a esas pequeñas discrepancias que saltan a la vista.

El Alcalde de Matamoros, Mario López pidió que se restringiera el libre paso de los ciudadanos americanos, mediante un filtro adecuado y eficiente de salud, en el que a todos los que cruzan, se les tomé la temperatura y si presenta algún síntoma relacionado con el coronavirus, se les pida que regresen a su país de inmediato a atenderse. Eso es muy diferente a cerrar los puentes internacionales.

Ahora, un pequeño momento de diversión en casa, es todo lo que nos queda por hacer en lugar de preocuparnos por si hay pruebas o no hay pruebas suficientes para para el virus.

Roberto un Nini mexicano tenía la costumbre de ir a pasear a Brownsville cruzando a pie por el puente nuevo de Matamoros. Consciente de que allá los Customs si tienen facultades para revisar los documentos, indagó la manera de burlar las restricciones y encontró que algunos de sus amigos, comentaban que lo que decían al cruzar es que iban al Plasma.

Se armó de valor y cruzó la frontera, el oficial le preguntó que cual era el motivo de su viaje y con bastante seguridad expresó; -Vengo por lo del Plasma-. Entonces el oficial observando su Visa Láser, le hizo una pregunta, ¿Usted vende la sangre o la dona? Después de meditarlo unos segundos contestó con aplomo, -Por lo pronto, nada mas LA SANGRE-

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                       ...

optimusinformativo@gmail.com