En el transcurso de unas horas y gracias a la gran cantidad de agua que trajo “Hanna” la ciudad se volvió un gran caos. El fenómeno natural también provocó árboles caídos, personas en peligro de morir ahogadas, conductores de vehículos arrastrados por las corrientes de agua, además, las calles y avenidas de nuestra ciudad fueron afectadas, ya que toneladas de basura causaron que miles de parrillas de drenaje pluvial fueran “taponeadas”, lo que provocó que se hicieran grandes encharcamientos.

Así por unas horas se paralizó la ciudad, sin embargo el personal operativo del Municipio de Monterrey se activó de inmediato y redobló los esfuerzos para estabilizar el ritmo de nuestra ciudad, y lo lograron.

Los héroes de Protección Civil de Monterrey realizaron varios rescates, salvando vidas de ciudadanos. A otros les brindaron apoyo ya que se habían quedado varados en sus vehículos. Hicieron un trabajo grandioso, y definitivamente nosotros como sociedad debemos estar agradecidos de tener un cuerpo de rescate tan preparado.

También los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey se encargaron de participar en rescates de ciudadanos, además de que desde el C4 se estaban monitoreando las cámaras para vigilar las zonas de riesgo. Los agentes brindaron apoyo de traslado a personas que se habían quedado varadas debido a la suspensión del servicio de transporte público.

Por su parte, Servicios Públicos de Monterrey se activó con cuadrillas y de inmediato comenzaron a limpiar las calles y avenidas para liberar la circulación, también apoyaron en colonias recogiendo con maquinaria el escombro y tierra producto de deslaves.

Los integrantes de Servicios Públicos se dieron a la tarea titánica de retirar toda la basura, lo cual no fue nada fácil. Todo el personal fue requerido para trabajar arduamente día y noche, para así levantar las toneladas y toneladas de basura, y todo tipo de cosas que se encontraban tapando el alcantarillado, como colchones, sillones y refrigeradores.

Esas personas de naranja que muchos automovilistas no respetan, simplemente se la jugaron, arriesgando sus vidas con tal de retirar el basural que la gente cochina tira sin pensar lo que eso provoca.

En épocas pasadas se han instaurado programas preventivos y de concientización para que la ciudadanía entienda que no debe tirar su envase de refresco, su colilla de cigarro o su empaque de papitas a la calle, pero todo indica que la gente no entiende.

Con el esfuerzo de todo el equipo operativo del Municipio regiomontano, la ciudad de Monterrey pudo regresar a la normalidad pronto, y eso por supuesto que es un orgullo porque demuestra que somos una gran ciudad, así que nosotros como ciudadanos hagamos nuestra parte y cuidemos de ella.

Sin lugar a dudas, en todo Nuevo León durante la crisis de “Hanna”, el Municipio que supo actuar de manera rápida y oportuna, y el que mejor respuesta dio fue Monterrey, administración que es encabezada por el Alcalde Adrián de la Garza, quien también realizó jornadas de trabajo maratónicas para que la ciudad se restableciera lo más rápido posible.