Si alguien ha sobrevivido estoicamente en la política -a la mexicana-, es Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega. Genio, figura, sacramentado, crucificado hoy por sus amigos de correrías en la llamada “izquierda nacional”.

Todo un personaje quien, mimetizado del PRI, migró al PRD, al PARM, al PT y a Morena. Partidos a los que aportó talento, ideología, presencia y ríen sus malquerientes, muchas horas alcohol.

Lo decimos con humor, pues nos parece increíble que, finalmente, donde más cerrazón ha encontrado, sostiene, es en el hoy gobernante Movimiento de Regeneración Nacional, pues le redujo, a estorboso dinosaurio.

Y para eso no hay pomada que apague su dolor y menos su dura crítica al gobierno de Andrés Manuel López Obrador,

cuyo antecedente y conflicto dialéctico, fue el forzado acuerdo al que Estados Unidos obligó a México para contener la migración centroamericana y donde la federación ha instrumentado un muro militar en el sur del país.

(Recordemos que la medida de contención, se puso en marcha tras la amenaza directa del presidente Donald Trump quien advirtió en twitter: “El 10 de junio, Estados Unidos impondrá un arancel del cinco por ciento a todos los bienes que ingresan a nuestro país desde México, hasta el momento en que se frene la llegada de los inmigrantes ilegales”).

1.- Así fue que la relación de Don Porfirio pasó, de poderoso caballero, a estorboso militante de un movimiento político, hecho gobierno, que ahora mismo debate la permanencia de su dirigente Yeidckol Polevnsky Gurwitz, en una lastimosa campal con la presidente del Consejo de Morena, Bertha Luján.

2.- Don Porfirio, no ha dudado en criticar duramente al gobierno federal al utilizar a la Guardia Nacional como un muro para contener a las caravanas de migrantes, afectando “acuerdos y derechos humanos internacionales”.

Para la historia sus palabras: “Nada le puedes quitar o dar a un hombre que está más cerca de la muerte que de ver como se pierde en la mentira y en el autoritarismo el sueño de una transformación en México”.

“Hoy puedo decir que hemos dado un salto 30 o 40 años, y lo puedo decir porque yo lo viví. Yo no me voy de Morena, Morena se sale de mi corazón”.

3.- Duras palabras contra un movimiento político que tiene mucho que resolver al lado del presidente que mayor poder concentra desde Salinas o López Portillo. Una fuerza difícil, pero no imposible de romper en el legislativo.

4.- No nos toca hacer juicios de valor, más allá de la exposición de los hechos, pues de Morena el mismo presidente ha dicho rudas cosas sobre su futuro.

AMLO sostuvo el 28 de agosto: “Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no solo renunciaría a él; me gustaría que le cambiaran de nombre porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país, entonces no se debe manchar ese nombre”.

5.- Y hasta tiene varias capillitas. Están las Redes Sociales Progresistas, pero sobre todo, Fuerza Social por México, cuyo avance y éxito tiene que ver, con el aval del jefe de la nación y acuerdos de un PLAN B que muchos advierten, desde las oficinas de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal.

6.- Como olvidar que el 5 de septiembre las cosas ya estaban en clasificación “R”, entre Porfirio y la 4T. En un momento de desesperación al capitalino le salió lo barrio y les recordó el 10 de mayo. “Chinguen a su madre, que manera de legislar”.

7.- Sacramentado o como sea, Porfirio confeso, bautizado, confirmado, casado con el “socialismo” que muchos consideran nunca se modernizó. Difícil argumentar lo contrario, porque en los hechos, en las entidades, en los territorios, las hordas, las tribus dan demasiadas pistas.

8.- Además como en el chiste del sancho, si Andrés Manuel López Obrador se va a otro partido, muchos se irían con él pues es él es quien que garantiza casa, comida y sustento.

9.- Sin duda Morena le pavimenta el camino al Partido Acción Nacional. Saben que si se conforma la alianza de partidos en 2021, pueden hacer la diferencia para recuperar una mayoría progresista de centro derecha en la Cámara de Diputados.

Veamos los equipos: a) Partido Acción Nacional, Movimiento Ciudadano, Partido de la Revolución Democrática ( Futuro 21), México Libre, mientras que el PRI sigue en la “hotería”.

Equipo b.- Movimiento de Regeneración Nacional, Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Solidario, Fuerza Social Por México y el Partido Verde Ecologista de México.

Con estos datos, a usted como le va, de que lado de la 4T se queda. Analice y hablamos…

OTROSI: Revise sus bolsillos…

Lo mejor de cada casa…