Al momento, ninguna disciplina parece ser causa de gozo sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que por medio de ella han sido ejercitados. Hebreos 12:11

Puede sentirse bien rendirse a la tentación de mirar algo que no deberías, chismear sobre un amigo, ser flojo, regañar a alguien. A la carne le gusta el camino fácil. La razón por la que algunas personas no crecen es porque no son disciplinados para hacer lo correcto cuando es difícil. Tienes que ser consistente. La carne no va a desaparecer. El apóstol Pablo dijo: "Muero a diario". Todos los días tenemos que decir no a las cosas. "No, no voy a ver eso. No seré sarcástico. No voy a salir con ese amigo. No voy a comer lo que quiera ".

Recuerda que cada vez que cedes ante esa tentación, te impacientas o te ofendes, estás alimentando y haciendo crecer la carne. Si comienza a no ceder ante la tentación, el temperamento, la mala actitud, entrará en una nueva temporada de libertad, de crecimiento, de favor.