Regresan los tiempos electorales y hacen presencia una vez más los ataques a los medios informativos no afines al gobierno del estado de Tamaulipas, somos pocos, lo sé, pero algunos no denuncian los ataques pues saben que no va a haber respuesta de parte de las autoridades, o en el peor de los escenarios, se teme que los mismos investigadores terminen de hacer el trabajo desde dentro mismo de los programas, pagina web o redes sociales.

El último ataque a Optimus Informativo se llevó al cabo, mediante la intromisión en sus redes sociales, definitivamente fue un descuido imperdonable, pero lamentablemente son cosas que suceden, cuando uno o más usuarios utilizan el mismo password, o cuando uno o más aparatos comparten el uso profesional de las redes sociales.

Lo que resulta infantil es el procedimiento, pues la intervención fue directa a los videos incriminatorios del último proceso electoral, y a los protagonistas de los hechos más bochornosos de fraude electoral, que aunque no les alcanzó para nada, si los exhibe con la suficiente contundencia que ameritaba entonces.

El ataque fue planeado para borrar de FaceBook los videos que el entonces aspirante a la presidencia Municipal, Carlos Chito García, realizaba adelantándose a los tiempos electorales, y que sin el menor recato, pedía a sus simpatizantes que no tomaran fotos o videos, porque no le estaba permitido hacer lo que hacía.

El otro video, fue el de una operadora de SEBIEN, que sin la menor vergüenza, lucía una ajustada camiseta del entonces candidato a senador, mientras recababa las firmas de aceptación de las ya muy famosas despensas, esas que a pesar de la cantidad y de la forma en que se repartieron no fueron suficientes para obtener el triunfo electoral en las casillas.

Esta maniobra intrusiva, fue tan burda como el robo a las oficinas de Optimus, pero además sin estrategia, pues borrar unos posts, no hace que desaparezcan de la red, así que ahí están listos para ser compartidos cuando sea necesario, aunque ya no tienen validez para señalar un delito electoral, pues el proceso del 2018 ya culminó.

Tan solo les queda la evidencia que los muestra tal cual son, lo cual tiene consecuencias a la hora de ejercer el derecho al voto.

Hoy con estrategia similar, pero mediante el DIF estatal, ya están haciendo circular las despensas, con sus zonas bien definidas para tratar de modificar el resultado electoral que se anticipa adverso para el gobierno del estado.

Las denuncias solo están del lado de las redes sociales de MORENA, lo cual demuestra que el PRI ya está operando en territorio y en redes a favor de sus antiguos contrincantes, llaman traidores a los que abandonaron el partido, pero los verdaderos traidores son los que se venden desde dentro y operan a favor de los que deberían ser sus adversarios. Cosas que solo logra la ambicion por el dinero y la falta de conciencia, pues son expertos para simular.

Pero volviendo al tema de los ataques, hay otro aspecto de lo que borraron en las redes sociales de un servidor, que me obliga a hacer la denuncia pública, pues desaparecieron todos los textos que publiqué del intento de secuestro, levantón o como le quieran ustedes llamar allá por esas fechas, entre abril y mayo del 2018, mismo que me hizo abandonar mi ciudad y refugiarme en el extranjero, mientras informaba a la Secretaría de Gobernación de los que estaba sucediendo.

Borrar de las redes sociales algo no lo desaparece por completo de la red, robar equipo electrónico tampoco, pues la información está en servidores muy lejos de donde vivo.

Sin embargo el hecho de que intentaran borrar eso, demuestra que quienes quisieron sacarme de la casa con engaños y con testigos, fueron los mismos que preocupados borraban las evidencias de los fraudes electorales consignados. Claro tan solo es una teoría, una línea de investigación, que seguramente en las autoridades federales tendrá seguimiento, pues aquí en Tamaulipas no le siguen la huella nada.

Y como hice público el número telefónico, desde donde surgieron las amenazas y es con clave lada de Matamoros la 868, NO HAY OTRA EXPLICACIÓN.

Jorge Alberto Pérez González

www.optimusinformativo.com                       ...

optimusinformativo@gmail.com