¿Qué podría tener en común una empresa que fabrica equipo para actividades al aire libre, una de helados y otra de productos lácteos?

Las 3 son B. ¿B? Es correcto, estas empresas forman parte de una increíble comunidad de empresas llamada Sistema B o en ingles “B Corp”. Lo que distingue a las B Corp, es una pasión por crear un mundo mejor acompañada de una serie de acciones que hacen que estas empresas transmitan y vivan lo que predican. La filosofía se basa en no sólo ser las mejores empresas del mundo si no también para el mundo.

Querido lector, el día de hoy comparto contigo esta nueva especie de empresas que, en mi sincera opinión, vienen para quedarse. La idea es buscar una nueva “genética” económica que permita que los valores y la ética inspiren soluciones colectivas sin olvidar, al mismo tiempo, encontrando trascendencia, sentido y propósito. Estos conceptos no son nuevos, pero la forma de medir, compartir y llevar acabo sí lo son. En México contamos con más de 60 empresas B, pero a nivel global existen más de 1,800 empresas certificadas en alrededor de 50 países y de 130 industrias diferentes.

Como podrías estar pensando en estos momentos, aportar al mundo viene en muchas formas, colores y sabores, por eso lo que mide la certificación de las empresas B se divide en 5 categorías: gobernanza, trabajadores, clientes, comunidad y medioambiente.

Es imperativo medir el impacto que estas causando, y para obtener la certificación tienes que pasar una evaluación basada en estas 5 categorías que se mide en un sistema de puntos que aseguran que vives la filosofía de las empresas B. Lo interesante de esto es que no es sólo una certificación, como muchas otras que existen en el mercado más bien es una comunidad, una visión, un sueño compartido. Las empresas B están marcando camino y construyendo un nuevo futuro en donde las empresas atienden las necesidades de los accionistas y del mundo.

Pensarás que esto no aplica para las empresas o negocios que tienes cerca (en su mayoría pymes) pero lo interesante es que no necesitas ser un corporativo gigante para sumarte a esta filosofía. Algunas de las empresas B mexicanas más nuevas son BUNA, una marca de café, Cirklo consultoría de estrategas de impacto, Cielo de hamacas y artesanías, Disruptivo TV que es una empresa de medios de comunicación y programas educativos, Donadora plataforma de micro financiación, Échale que se dedica a construir viviendas dignas y económicas, y la lista sigue con empresas de todo tipo de industrias. En Nuevo León contamos con una empresa B llamada UNBOXED, una consultoría en innovación social, que diseña e implementa estrategias innovadoras que generan valor para las personas y el planeta.

Si aún dudas de que una empresa pueda ser sostenible económicamente al mismo tiempo de que busca este impacto, te comparto que las empresas B de México facturaron más de $1,628 millones de pesos anuales el año pasado y actualmente están generando más de 1,400 empleos.

¿Será una Utopía? ¿Existirán verdaderamente empresas que busquen el bien de nuestro planeta y sociedad al mismo tiempo que mantienen un crecimiento económico? Lo dejo a tu criterio, pero en lo personal estoy convencida de que se puede crear una economía que pueda crear valor integral para nuestro mundo y que depende de nosotros llegar a alcanzarlo.

¿Qué puedes hacer tú para sumar a este movimiento? No sólo puedes aportar si tienes alguna empresa, o negocio que es la forma más evidente de unirte. Como consumidor tus decisiones de todos los días impactan y hacen la diferencia para que estas empresas sigan creciendo y la cantidad de empresas vaya aumentando. No me refiero solamente a las empresas B si no a empresas que buscan nuestro bienestar .

La siguiente vez que veas el sello B en tu café favorito, o una marca de ropa sabrás que eres parte de la creación de una nueva sociedad en la que no sólo se busca el crecimiento económico si no también se utiliza la fuerza de mercado para cambiar el mundo.