Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian. Salmo 34:8

¿Dónde te refugias cuando llegan las tormentas de la vida? ¿A dónde vas por la comodidad y la seguridad? A algunas personas les resulta fácil recurrir a sus amigos, a su trabajo o incluso a un gran helado. No hay nada malo con ninguna de esas cosas, pero Dios quiere que nos volvamos a Él primero. Él quiere que nos refugiemos en él. Él anhela protegernos, defendernos y darnos Su fuerza. Servimos a un buen Dios, y cuando nos refugiamos en Él, Él derramará Su abundante bendición en nuestras vidas.

Prueba y ve que el Señor es bueno, y sus promesas son buenas. Cuando te diriges a Dios, la Biblia promete que encontrarás descanso y refugio para tu alma. No importa a lo que te estés enfrentando hoy, ven al Padre. Él te dará su paz y fortaleza a medida que te refugies en él.