Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mateo 5:8

Cuando Jesús dijo "puro de corazón", la palabra puro en el idioma original es donde obtenemos nuestra palabra catarsis, que significa "limpiar, liberar, purificar". Después de la cirugía, el médico puede colocar un catéter, que proviene de la misma raíz. Es un tubo que drena las impurezas del cuerpo: la infección, las toxinas, los desechos. El médico sabe que estos contaminantes vendrán naturalmente. No está alarmado a menos que no sean liberados y enjuagados.

Dios está diciendo que serás bendecido cuando aprendas a liberar las impurezas de la vida, vaciando todas las cosas que te infectarán. La amargura, la culpa, la preocupación, la duda y la autocompasión son impurezas que vendrán, debes dejarlas ir y expulsarlas o contaminarán tu espíritu y te envenenarán, no pueden lastimarte si simplemente pasan.

Si los dejas ir, Dios llenará tu vida de cosas buenas.