Si nos basamos en la lógica y en los datos que tenemos en este momento, podemos decir que Donald Trump, efectivamente va a perder las elecciones. ¿Por qué? Aquí siete argumentos:

1. Las encuestas. Joe Biden ha estado a la delantera de manera muy estable, y aunque hace cuatro años hubo errores estadísticos en algunos estados, en esta ocasión aseguran haber corregido en lo general.

2. La desaprobación mayoritaria. El presidente Trump nunca ha tenido, en promedio, un porcentaje mayor al 50% de aprobación, y ningún presidente se ha reelegido con menos de la mitad de popularidad desde que se hacen este tipo de encuestas.

3. La pandemia. Una crisis del tamaño de COVID-19 y además mal manejada, al menos desde el punto de vista de comunicación, es difícil de sortear, incluso para Trump. Su desdén, sus mentiras, su acciones irresponsables, le están pasando factura en todos los segmentos de la población, principalmente en el de adultos mayores.

4. Las mujeres. Aunque Trump sigue teniendo una base amplia, motivada y muy fiel, su triunfo de hace cuatro años se lo debe en parte a las mujeres suburbanas. Hoy ese grupo reporta hartazgo, y a juzgar por las encuestas, se están decantando por la decencia y ecuanimidad de Joe Biden.

5. Los jóvenes. Recordamos que ante el triunfo de Trump hace cuatro años, muchos jóvenes salieron a las calles a protestar, pero la realidad es que muchos de ellos ni siquiera habían votado. En esta elección se espera mucha mayor participación de este grupo, que suele favorecer a los demócratas.

6. La votación anticipada. La enorme e histórica cantidad de votos que ya se han emitido, es buena señal para Joe Biden.

APUNTE SPIRITUALIS. 7. Temas raciales. La negativa de Trump de condenar directamente a los supremacistas blancos, ha enojado a muchos y por tanto los está motivando a votar. Por todo esto, lo normal, lo lógico sería que ganara Joe Biden. Pero es el 2020, y es Trump. Veremos el martes, o cuando terminen de contar.