Han transcurrido 262 días desde que entramos en cuarentena debido a la pandemia. Algunos continuamos trabajando desde casa y otros han ido retomando sus actividades por diversas cuestiones. La tecnología ha contribuido a la cooperación global y entre sectores, pero son las personas quienes impulsan los objetivos conjuntos que han coadyuvado a minimizar el impacto negativo de esta crisis.

Personas que se han abierto a entender las diferentes realidades a las que se enfrenta cada comunidad, que muestran empatía y una pasión que los impulsa a trabajar de manera conjunta, escuchando y valorando la aportación de cada individuo para lograr soluciones creativas a los problemas más apremiantes.

Agentes de Cambio que impulsan la transformación social.

Ashoka es la red de Emprendedores Sociales que impulsa estas habilidades características de la agencia de cambio en más de 93 países. A lo largo de 30 años de trabajar en México, los datos confirman que los recursos se han concentrado en un puñado de ciudades, cuando la realidad sugiere que las buenas ideas surgen de todos lados, y que a menudo provienen de personas que han vivido en carne propia los problemas y no cuentan con los espacios y oportunidades para resolverlos.

Con el objetivo de cambiar estos hechos, visibilizar las iniciativas y hacer llegar los recursos a cada rincón de México; en octubre de 2019 la organización lanzó el movimiento “Millones de Agentes de Cambio”, logrando un total de 150 compromisos que han contribuido durante más de 12 meses a promover la agencia de cambio en más de 400,000 niños, niñas, adolescentes y adultos de diferentes áreas de México.

En el marco de su evento anual “Somos Millones de Agentes de Cambio”, celebrado el pasado 26 de noviembre, Ashoka anunció la segunda generación de este movimiento y la expansión hacia Centroamérica y el Caribe, buscando aliados que se comprometan por un México de #MillonesdeAgentesdeCambio, que conformen un ecosistema integral que trabaja de forma colaborativa para redefinir cómo funcionamos como sociedad.

Creemos que cualquiera: padre, maestro, estudiante, programador, enfermera, vecino – quién reconozca su poder de cambio para resolver un problema o crear una oportunidad para el bien común, puede ser un Agente de Cambio.

Hacemos un llamado a la acción a todas las personas y organizaciones conscientes del poder que tienen para generar un impacto positivo desde su impacto actual y proyecciones a largo plazo a ser parte de la nueva generación de Agentes de Cambio.

¡Solo faltas tú!

Ingresa a millonesdeagentesdecambio.org y haz tu compromiso.

Por: Brenda Magaña

Embajadora Senior y Coordinadora de Comunicación

Ashoka México, Centroamérica y el Caribe