Hace más de 200 años, un grupo de mexicanos lidereados por el cura Miguel Hidalgo, tomaron la decisión más importante de la historia mexicana, exigir libertad. Una lucha que duró más de 10 años, en el que las fuerzas imperiales en la mayoría del tiempo, tenían amordazados al grupo de rebeldes que lo único que buscaban era cimentar un país en el que podían caber todos.

Este 16 de Septiembre, se celebra esta lucha y se le rinde tributo a todos aquellos grandes guerreros que nos dieron patria. Pero siempre que se vienen estas fechas emblemáticas, me pongo a pensar en sobre qué pensarían aquellos patriotas sobre nuestro México hoy.

Creo que pocas veces nos damos ese tiempo para reflexionar sobre qué estamos haciendo cada uno de nosotros para la construcción o destrucción de esta bella nación.

A lo largo de dichos 200 años, México ha sufrido por diversas batallas y ha vivido muchas crisis. Sin embargo, siempre nos hemos levantado y hemos sacado la casta para salir adelante; caracterizándonos por nuestra garra y al mismo tiempo nuestra alegría ante las adversidades.

Lamentablemente hoy por hoy, nuestro país se encuentra alarmantemente dividido, como hace más de 200 años. Liderazgos, políticos y partidos, han utilizado el poder para servirse a ellos mismos, sin entender las consecuencias de todo ello.

Pero al mismo tiempo, somos nosotros mismos como ciudadanos “comunes y corrientes” quienes nos hemos alejado sobre el verdadero rumbo de México. Estamos tan hartos de todo lo que tenga que ver con política que malamente actuamos como si no nos importara y seguimos con nuestras vidas.

Pero déjenme decirle que justamente eso, es lo que provoca la situación del hoy. La apatía no es la solución a los dolores de nuestro país, sino todo lo contrario.

Para finalizar, solamente quiero pedirles que de verdad hagamos un esfuerzo. Recordemos lo que hicieron Hidalgo, Allende, Morelos, Guerrero, Iturbide, Ortíz de Domínguez, por nombrar solamente algunos cuantos. Ellos entregaron su vida para que nosotros podamos estar aquí y ahora.

Honrémoslos con un poco de actitud y entendamos que somos nosotros los que nos toca actuar para el futuro de México.

¿Y nosotros qué?...