El día de ayer estuve esperando con ansias el mensaje del Presidente Andrés Manuel, así como el comportamiento de sus detractores en las redes sociales. A decir verdad, tanto uno como los otros me han dejado insatisfecho.

Primero, el mensaje del Presidente con tintes de una campaña política, en el que el discurso no deja de ser polarizado. Se sigue hablando de los antiguos regímenes y se señalan las malas prácticas de quienes ostentaban el poder en las administraciones pasadas. A más de un año de su avasalladora victoria, creo que no es prudente que se señale algo que depende enteramente al actual gobierno.

Veo un vacío de información, y aquí es importante señalar el actuar de los medios de comunicación. El Ejecutivo junto con la Secretaría de Salud, hacen lo propio para informar a la ciudadanía la estrategia que se está emprendiendo, así como los números al momento sobre la pandemia del COVID-19. Sin embargo, es obvio que no se está dando la información completa o al menos, eso parece. Así mismo, los medios en su papel de informadores, hacen lo que se puede con lo que se cuenta, y si no se cuenta, se hacen conclusiones.

Otra arista importante mencionar, es el papel de la oposición. Líderes sociales, partidos políticos, representantes en sus distintos niveles, no dejan de señalar y criticar las acciones del gobierno en turno. La antesala de la elección más importante en la historia de México se hace notar, muchos grupos de poder aprovechan la situación complicada que se vive para resaltar los errores o los vacíos que se encuentran en el ambiente político, para sacar ventaja de ello.

Creo que nos encontramos en una situación que no amerita estrategias políticas, ni posturas personales, es un problema que nos pega a todos por igual. México vive una situación que no es ajena a la de los otros países. Y la única manera de salir adelante, es con el esfuerzo de todos.

Al Gobierno Federal, apertura, transparencia e inclusión. A los grupos opositores, hacer a un lado la soberbia, tener la humildad y sentirse integrados. A la ciudadanía, ser prudentes, no rendirnos y apoyarnos.

México somos todos, hagamos a un lado estas barreras que nos hemos creado, sean cual sean sus motivos. Pero que nos quede claro, que este partido contra el coronavirus, se juega en equipo.