Miles de mujeres se movilizaron hace unos días en la Ciudad de México con la finalidad y la firme convicción de exigir justicia por los miles de casos de feminicidios en el país.

La manifestación empezó llena de energía y de ímpetu para exigirle a las autoridades que tomen cartas en asunto. Sin embargo, la situación se empezó a salir de control cuando se empezaron a movilizar un grupo de contingentes.

La violencia no se hizo esperar. Las pintas al metrobús, el vandalismo hacía el Ángel de la Independencia, las agresiones con los periodistas, daños a patrullas y vehículos de particulares, son algunos de los actos vandálicos que se propiciaron durante la marcha. El resultado de los daños por la violencia fueron 34 personas heridas y daños públicos de más de 1,5 millones de pesos.

Creo que es importante señalar que cualquier marcha debe ser de manera pacífica. Sin duda, el vandalismo y la violencia son variables que no deben de ser parte en una manifestación.

No obstante, creo que hay que analizar el fondo de la marcha, y más aún, el por qué del comportamiento de todas las mujeres que salieron a alzar la voz.

Los feminicidios en México han aumentado más del 100% en los últimos tres años. Según las cifras del Secretariado Ejecutivo, cada dos horas y media, una mujer es asesinada ¡POR EL HECHO DE SER MUJER!. Lo peor, es que son cifras que siguen en aumento y no se ve para cuando se detengan.

En el primer semestre del año, las carpetas de investigación, alcanzan cifras alarmantes… ¡Más de 25,000 casos de delitos sexuales!. Ubicándonos, según la ONU, dentro de los 25 países con más feminicidios en el mundo.

Comportamientos vandálicos, como los que se vivieron hace unos días, son sin duda, actos reprobables. Y por supuesto que el gobierno debe de contener este tipo de marchas.

Pero lo más importante es que el gobierno, en todos sus niveles debe de hacer valer justicia. Urge detener las casos de violencia de género en nuestro país.

Recordemos que las mujeres son la esencia de México, son el pilar de nuestras familias, las personas que por medio de su lucha incansable hacen de nuestros entorno, una sociedad mejor.

¿Y las mujeres mexicanas qué?