El día de ayer AMLO presentó su “tercer” informe de gobierno. El Presidente lo consideró como tercer informe, debido a que ya ha tenido dos actos previos en el tema de rendición de cuentas. Un reporte en el que claramente los números no favorecen a la administración actual y ponen un panorama adverso para el país, aunque según se dice, hay otros datos.

Por supuesto que hay cosas que se tienen que resaltar y celebrar, a mi parecer. Vayamos pues haciendo mención de algunas de ellas:

1.- Se redujo un 94% el robo de combustible, mejor conocido como huachicol.

2.- La política de austeridad, sin duda uno de las mejores políticas implementadas.

3.- Equidad en materia de cobro de impuestos.

4.- Aunque no es un logro hoy, el reconocimiento del desabasto de medicinas y por ende, la implementación de estrategias para fortalecer el sector salud.

Por otro lado, también es importante comentar aquellos retos que siguen pendientes y por supuesto, reconocer los errores que han tenido.

1.- No me cansaré en decir que la cancelación del aeropuerto de la Ciudad de México, es un gran error que no han sabido cómo darle la vuelta.

2.- En el tema de la seguridad, a pesar de la creación de la Guardia Nacional, los índices de violencia en el país siguen en aumento y no se ve cuando van a parar.

3.- En el tema de la economía, México no ha crecido en lo más mínimo. Hace unos días el INEGI publicó el nulo crecimiento para el segundo trimestre del año.

4.- La apuesta por el petróleo y la creación de energía con carbón, son decisiones que no son parte de un gobierno interesado por la salud del medio ambiente. Indiscutiblemente, pésima decisión.

5.- Estoy totalmente de acuerdo en el combate a la corrupción, pero lo que no está bien, es decir que los niveles están bajando. ¡No señor! La corrupción no bajó, y es uno de los problemas más graves que tiene el país.

La lista puede seguir, pero para mí, este es el resumen de su “tercer” informe.

Lo que me queda claro es que por más de que tengan buenas intenciones, es clara la desorganización que se tiene.

Los supuestos políticos que representan los gobiernos junto con la oposición, pelean cada día para fortalecerse ellos mismos sin el mínimo interés de ayudarnos a nosotros.

Les recuerdo señores que todavía hay tiempo para enderezar el barco y de hacer las cosas bien.

¿Y nosotros qué?