Foto: Rodolfo Reich/La Nación
Foto: Rodolfo Reich/La Nación
Tags:

TAMAULIPAS.- La alcaldesa de Reynosa, Maki Esther Ortiz Domínguez, insistió en la importancia de que los legisladores federales analicen su propuesta para fijar un impuesto a la informalidad, que permitiría recaudar cada año hasta 200 mil millones de pesos para repartirlos después a los municipios.

Reconoció que su idea expuesta ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados el lunes en la Ciudad de México ha sido fuente de bromas y chistes al generalizar a los informales en puestos de elotes o tacos.

Cuando yo dije eso, no me refería solo a esos giros, sino a la informalidad en conjunto, sí, el tema ha servido de guasa, de burlas, de risas, incluso hasta de bullying, está bien, lo acepto, pero ahora que ya está sobre la mesa es momento de pedirle a los legisladores que den solución, que lleguen los resultados.
Maki Ortíz

Explicó que el comercio informal representa el 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el país, lo que se traduce actualmente en más de un billón de pesos libres de impuestos.

La intención de Ortiz Domínguez tiene como objetivo incrementar las obras de infraestructura y de desarrollo económico con lo que se logre recaudar.

De acuerdo a estimaciones, en Reynosa existen por lo menos ocho mil informales.

De implementarse el impuesto a los informales, los legisladores deberán desglosar bajo qué esquemas y cantidad se emitirían los cobros. Y dejó en claro que se eliminaría el cobro de piso que se efectúa para los locales.

Entre los temas que expulsó a nivel nacional también se encuentra iun impuesto por el uso de luminarias, equipo que actualmente es financiado con el erario público.