REUTERS/Peter Nicholls
REUTERS/Peter Nicholls
Tags:

INGLATERRA.- El primer ministro británico, Boris Johnson, se dispone a prohibir la participación de Huawei en la red 5G del país, en una decisión histórica que irritará a Pekín pero agradará al presidente Donald Trump ahora que Estados Unidos lidia con el ascenso económico y tecnológico de China.

Washington había presionado a Johnson para revertir su decisión de enero de permitir un papel limitado a Huawei en el 5G, mientras que Londres está molesto por la represión en Hong Kong y la percepción de que China no dijo toda la verdad sobre el coronavirus.

El Consejo de Seguridad Nacional británico, dirigido por Johnson, se reunirá el martes para hablar sobre Huawei. El secretario para los medios, Oliver Dowden, anunciará la decisión a la Cámara de los Comunes más tarde en el día.

La excusa inmediata para el giro en la política británica es el impacto de las nuevas sanciones estadounidenses en la tecnología de los chips, que según Londres afecta a la capacidad de Huawei de seguir siendo un proveedor confiable en el futuro.

No está claro hasta dónde llegará Johnson el martes. Las operadoras ya tuvieron que limitar el papel de Huawei en el 5G al 35% para 2023. Ahora se discute reducirlo a cero por dos o cuatro años más, aunque algunas firmas de telecomunicaciones han advertido que ir demasiado rápido podría retrasar tecnología clave e interrumpir servicios.