RUSIA.- Una sonda rusa no tripulada cargada con toneladas de suministros para la Estación Espacial Internacional despegó el viernes hacia el laboratorio orbital.

Cumpliendo el horario previsto, la cápsula MS-13 partió del complejo espacial ruso ubicado en Baikonur, Kazajistán, a las 14:34 (0934 GMT) a bordo de un cohete soyuz.

Entró con éxito a su órbita preliminar designada y se espera que se ancle al laboratorio orbital el lunes.

La carga de la Progress consta de tres toneladas (2,7 toneladas métricas) de comida, combustible y suministros para la EEI, en la que actualmente viven seis astronautas: Andrew Morgan, Jessica Meir y Christina Koch, de la NASA; el italiano Luca Parmitano de la Agencia Espacial Europea, y los rusos Alexander Skvortsov y Oleg Skripochka.