Tags:

ESTADOS UNIDOS.- En el 2006, los críticos de la TV se embelesaron con "30 Rock", parte de un nuevo grupo de comedias que se atrevían a volar sin una risa pregrabada y que incluyeron a "Arrested Development", ''The Office" y "Everybody Hates Chris".

Y entonces un nerd desadaptado se coló en la fiesta. "The Big Bang Theory" fue creada al estilo de la innovadora serie de los 50 "I Love Lucy", con un público en el estudio y las grabaciones de carcajadas intactas. Incluso algunos de los hacedores de la comedia de CBS que debutó en 2007 cuestionaron sus chances, dijo Jim Parsons, quien hace el papel protagónico de Sheldon Cooper, uno de los científicos más brillantes y socialmente ineptos del programa.

"Estamos haciendo el último gran cochecito en la era del modelo T, pero el modelo T está aquí. Así que, ¿cuándo tiempo andará?", dijo un guionista al contrastar las comedias televisivas de la vieja escuela y las del siglo XXI, según recordó Parsons en una entrevista reciente.

Ahora que la popular y perdurable serie se prepara para decir adiós el jueves con un capítulo final de dos horas, la pregunta vuelve a surgir: ¿aceptarán los televidentes, atestados de jugadores tan audaces creativamente como “Atlanta" y "Veep", otra serie de comedia tradicional? Sin contar la resurrección de "Will & Grace" y la derivada de "Roseanne" "The Connors", ¿puede la vieja fórmula alcanzar el éxito que necesita para subsistir?

Quién mejor para responder a esta pregunta que Chuck Lorre, quien creó "The Big Bang Theory" con Jim Prady y cuya maestría para el género ha producido ganadoras que incluyen "Two and a Half Men" y "Mom", pero que también hace la serie contemporánea de Netflix "The Kominsky Method".