Foto: Archivo.
Foto: Archivo.
Tags:

ESPAÑA.- Germán Castellanos llevó a consulta médica a su esposa María Luisa Amores, de 61 años, en la localidad española de Lugones, en Asturias, el pasado lunes.

María Luisa se quejaba de dolores de cabeza, sin embargo el médico de Urgencia que la atendió la mandó a casa. La mujer, que estaba un día de jubilarse, falleció tres horas después.

Días más tarde Castellanos decidió como protesta llevar las cenizas de su esposa en una urna directamente al hospital y al médico que atendió a la mujer, informa el diario El Comercio.

"Vinimos por urgencias para no tener que pasar por el hospital, pero el doctor se molestó muchísimo porque teníamos que haber pedido hora, así que la mandó para casa sin mirar", explicó el hombre.

Castellanos llevó, además de las cenizas, unos jabones "para limpiar conciencias", dice, 100 euros, 2200 pesos, como pago por la consulta "de tres minutos", unas flores y una invitación para hospedarse en el hotel que es propiedad de la pareja.