Foto: La Palabra del Caribe.
Foto: La Palabra del Caribe.
Tags:

YUCATÁN.- Un ciudadano canadiense asesinó a su esposa francesa en el predio donde vivían desde hace tres años.

De acuerdo con datos obtenidos entre vecinos y autoridades, el canadiense Jean Paul, alrededor de las 10 de la mañana de ayer, salió gritando “murió Henrietta, murió mi esposa”, por lo que entró a un negocio pidiendo ayuda.

Sin embargo, lo que les llamó la atención fue que el extranjero tenía las manos y ropa manchadas de sangre.

Continuando con su relato, los vecinos señalaron que el dueño de una lavandería, ubicada a unas dos cuadras de donde ocurrieron los sangrientos hechos, llamó a la policía, por lo que el sitio no tardaron en llegar varias unidades de la SSP, así como de la Policía Municipal y de la Policía Estatal Investigadora (PEI)

En cuanto el asesinato fue corroborado, el extranjero fue detenido por la policía, pues fue señalado como el principal sospechoso y presunto homicida.

El cuerpo de la mujer fue encontrado en la planta baja del predio, tendida en el suelo, cubierta con una sábana blanca, con un cable en el cuello y heridas infringidas con arma blanca.

A las 11 de la mañana la Policía Municipal cerró al tránsito vehicular y peatonal el acceso a la calle 69 desde la 74 hasta la calle 76, donde se ubica el predio marcado con el número 580-E, mismo donde ocurrió el trágico homicidio.

Jean Paul, de aproximadamente 76 años de edad, en ningún momento intentó darse a la fuga, “es como si no se hubiera dado cuenta de lo que hizo”, mencionaron los entrevistados.

Los vecinos también señalaron que no era la primera vez que Jean Paul perdía la noción de la realidad, pues aparentemente tiene deterioradas sus facultades cognoscitivas. Incluso ayer, en un momento dado señaló que no sabía qué había ocurrido en su casa.

Información extraoficial señala que no hay evidencias de robo o entrada forzada al inmueble, pues todas las cosas estaban en completo orden.