Tags:

COAHUILA.- El programa “Saltillo se Prende”, que pusieron en marcha el Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís y el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, avanza en tiempo y forma para beneficio de toda la población.

Como se dio a conocer, a través de este esquema se modernizará el sistema de alumbrado de la ciudad para que en su totalidad sea con tecnología LED.

La dirección de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Saltillo, dio a conocer que, en los primeros 15 días de trabajo, ya se han cambiado más de 3 mil 200 luminarias en distintos sectores de la ciudad.

Estos puntos de luz se han sustituido en 84 vialidades secundarias, tanto del norte, sur y oriente de la ciudad, algunas de estos bulevares son: Egipto, Centenario de Torreón, Revolución, Otilio González, Benito Juárez, Guerrero, Saltillo y Humberto Cid González.

Además de calles como Tezcatlipoca, Quetzalcóatl, Huitzilopochtli, Paseo del Rey, Paseo del Valle, Fermín Espinoza Armillita, Mezquite, Torre Eiffel, por mencionar algunas.

Aunado a esto, a la par del programa “Mi Plaza, mi Casa”, estos trabajos también se realizaron en 11 plazas públicas y áreas verdes, para brindar un espacio más digno y seguro para la convivencia, esparcimiento y la práctica deportiva.

A partir de este lunes comenzarán trabajos intensos al interior de las colonias y los barrios de Saltillo para beneficiar de manera directa a miles de familias.

De acuerdo a la programación, algunas de las primeras colonias donde se realizará esta modernización del sistema de alumbrado son:
Nuevo México, Valle Verde segundo sector, Omega, La Purísima, Nazario Ortiz Garza; y posteriormente en los sectores Las Quintas, Jardines Coloniales, Residencial Privadas Santiago.

Además, en Villa Vergel 1 y 2, Residencial Valle Las Palmas, Virreyes Obrera, Ampliación Nueva España, y Virreyes Colonial, por mencionar algunas.
El programa, “Saltillo se Prende” traerá muchos beneficios, entre los cuales está una iluminación de mejor calidad, reducción de emisiones contaminantes, disminución en el consumo eléctrico y, por ende, en la facturación, mejora en la percepción de seguridad, entre otros.