Hambre de triunfo y unión de familia, el secreto de los Rayados multicampeones

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: Sahid Hernández

lunes 25 octubre 2021 - 05:28 p. m.

El Monterrey es el rey de la Concacaf con cuatro estrellas en este torneo.

MONTERREY, Nuevo León.- Rayados vivió una época dorada al inicio de la década anterior, en la que los albiazules conquistaron el tricampeonato de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Entre el 2011 y 2013, el Monterrey logró una hazaña que solo clubes como el Real Madrid, Bayern Munich, Ajax o Independiente de Avellaneda, han conseguido.

Neri Cardozo fue uno de los jugadores albiazules clave para la obtención de los títulos de la Concachampions, bajo el mando de Víctor Manuel Vucetich y habló para POSTA Deportes acerca de la fórmula que le permitió a Rayados conseguir esos títulos.

"Siempre había hambre de gloria, queríamos salir campeones en la copa que jugáramos. Recuerdo a los compañeros que tuve y el cariño que la afición me brindó cuando estuve ahí y hasta hoy".

"Fue más que nada por el temperamento de los jugadores, por las ganas que teníamos de salir campeón. Ninguno de los jugadores que había en ese momento queríamos perder y siempre había esa armonía en el equipo. Había jugadores con lo que había más afinidad que otros, pero dentro de la cancha éramos una familia", afirmó.

Del tricampeonato de Concacaf que Cardozo ganó con Rayados, recuerda en especial el del 2013, cuando una lesión estuvo a punto de dejarlo fuera de la Final de Vuelta contra Santos, y se dio una espectacular voltereta en el Tec.

"Me había lesionado en la Liga porque me desgarré e hice una recuperación de siete días, y al profe Vucetich le dije que quería jugar sí o sí. El profe me decía que no y los médicos también me decían que no".

"Hablé con el profe y le dije que me diera la oportunidad de por lo menos si no de jugar de titular, que me llevara al banco y la condición fue que si me necesitaba en el partido, me iba a poner, si no, no", reveló el argentino.

Fue así como Neri salió al banquillo de suplentes y tras ir perdiendo 2-0 en el marcador frente a los laguneros con goles de Darwin Quintero y Felipe Baloy, Vucetich mandó al campo a Cardozo y ahí la historia de la final dio un giro.

"En un corner en el área grande, me quedó a mí la pelota, le pegué como venía y gracias a Dios que entró el gol y ahí anoté. Sacamos ese plus para meter un gol más, metimos el segundo gol que necesitábamos; el tercer gol fue de Aldo de Nigris y el cuarto con Chupete", recordó.

Un año antes, también contra Santos pero jugando en el TSM de Torreón, Neri Cardozo le dio el segundo título de la Concachampions a Rayados, con un gol tras una jugada con Walter Ayoví, luego de ir perdiendo 2-0 (2-2 global).

"Toda la gente de ellos ya creía que iban a salir campeón y la jugada que hicimos con Ayoví, por fortuna le pegó a un jugador de ellos, la desvió y fue gol. Fue el momento de euforia y que íbamos de vuelta al Mundial de Clubes", mencionó.

El festejo fue épico, mientras los albiazules celebraban el gol, llovieron vasos de la tribuna y el volante tomó uno de ellos y le dio un trago.

"Vi ese vaso que estaba ahí y me lo tomé. No sé la verdad qué es lo que había adentro, pero bueno, son esas anécdotas que hasta el día de hoy los aficionados y la gente que estuvo ahí, guarda mucho", finalizó.

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?