La búsqueda de Djokovic sigue sin dar resultados

La búsqueda de Djokovic sigue sin dar resultados

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

Por: posta admin

miércoles 25 abril 2018 - 06:07 p. m.

La recuperación mental tras los meses en los que el serbio tuvo que estar apartado de las pistas por lesión, está siendo mucho más dura que la física, algo que podría hundirle en el ránking.

CIUDAD DE MÉXICO.- La reciente eliminación de Novak Djokovic en el torneo español Conde de Godó agrava la crisis del que fuera número uno del tenis. La derrota en el ATP 500 llega después de no haber sido capaz de obtener buenos resultados en los grandes Masters 1000 que se han celebrado hasta la fecha. La cita en Barcelona podría haber servido para devolver la confianza al serbio, pero por el momento esta confianza sigue brillando por su ausencia.

Hace unas semanas, en la previa del Masters 1000 de Montecarlo, Djokovic anunciaba que volvía a trabajar con el que había sido su entrenador desde 2006, Marian Vajda. Pese a esta larga relación, el ganador de 12 títulos de Grand Slam –todos ellos junto al técnico eslovaco- se despedía de todo su equipo técnico justo hace un año, tras el torneo de Montecarlo.

Djokovic decía adiós no sólo a Vajda sino también a su entrenador físico, Gebhard Phil-Gritsch, y a su fisioterapeuta, Miljan Amanovic. En un comunicado el serbio agradecía a su equipo su ayuda durante tantos años pero hacía referencia a la necesidad que tenía de un cambio drástico para encontrar un racha ganadora que no experimenta desde 2016.

Unos meses antes de despedir a todo su equipo técnico, Djokovic había roto su relación de tres años con Boris Becker, alegando que todos los objetivos que se habían propuesto estaban superados con creces. Sin duda el periodo en el que el serbio se dejó aconsejar por el ex tenista, fue de lo más fructífero. Junto al alemán consiguió cinco títulos de Grand Slam.

El que sigue siendo el ganador más joven de Wimbledon, con 17 años y 7 meses, ha ofrecido en varias ocasiones su diagnóstico sobre la situación de Djokovic. Su opinión es doblemente valiosa, puesto que al tiempo que pasaron juntos hay que añadir que Becker era un jugador muy similar al serbio, no en cuanto al estilo de juego sino en la emoción y el espectáculo que ponía sobre la pista. Tanto el uno como el otro son más que deportistas, a veces auténticos showman.

Desde que se retirara en 1999, el alemán no ha dejado de ser un personaje mediático, bien fuera por algo relacionado con el mundo de la raqueta, como sus años de locutor para la televisión británica de la BBC, o con otra disciplina diferente, como en su fichaje como embajador de Party Poker recientemente.

A finales de 2016, coincidiendo con el final de su relación profesional, Becker dejaba entrever que Djokovic no estaba entrenando lo suficiente. En 2017, tras reconocer que llevaba meses jugando con dolor en el codo, el serbio se retiraba de las pistas y finalmente acabaría operándose del codo que tantos problemas le estaba dando. A principios de este año, Becker vaticinaba que la recuperación mental iba a ser lo que más le iba a costar al jugador.

Sus últimas declaraciones respecto a Djokovic vinieron justo tras la eliminación del serbio en Montecarlo a manos de Dominic Thiem. Pese a la derrota, el carismático alemán mostró su apoyo a la decisión de haber vuelto con Vajda, puesto que piensa que es lo mejor que podía hacer para “centrarse”. El varapalo en el Conde de Godó vuelve a hacer dudar sobre si realmente será lo correcto.

Según declaró Becker al medio TennisWorldUSA, Vajda tiene un estilo de entrenamiento perfecto para Djokovic, un jugador que no funciona como si fuera un robot sino que realmente necesita entender el por qué de cada cosa; una vez que lo entiende y asimila, lo ejecutará como si fuera una máquina.

Después de que Novak Djokovic lograse un “Grand Slam en la carrera” (ganar en los cuatro grandes torneos del circuito, Abierto de Australia y de Estados Unidos, Roland Garros y Wimbledon) con el título en París en 2016, se acabó el “Nole” que había sido prácticamente

intocable en los años anteriores. Es como si Novak, tal y como señaló en su momento Marian Vajda, hubiera perdido la concentración, o ¿tal vez deberíamos decir la motivación?

Tras despedir a Boris Becker, Djokovic empezó a trabajar con otros ex jugadores que también se caracterizaban por dar espectáculo y tener una gran personalidad en la pista. Primero fue Andre Agassi, a modo de consejero esporádico en los Grand Slams, y después una breve relación con el checo Radek Stepanek. Ninguno de los dos pudo devolver al Nole de antes.

Djokovic ha buscado el consejo de quienes creía que le podían comprender mejor, aunque al final parece que ha comprendido que esa persona era Marian Vajda. Por el momento, su regreso no ha funcionado. El serbio está fuera del Top 10 del ránking ATP y necesita urgentemente un cambio.

En 2011, el serbio contó en su libro Serve to Win lo mucho que le ayudó descubrir que era intolerante al gluten. Si hacen un poco de memoria, recordarán a aquel Novak Djokovic que constantemente se cansaba y sufría mareos en la pista, lo cual afectaba su concentración y sus resultados. Un cambio en la alimentación le empujó a convertirse en la leyenda que es hoy. Entonces fue el gluten, ahora la pregunta es ¿qué hay que cambiar?

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?