Tags:

TEL AVIV.- Los padres de la patria, que alentaron la radicación de judíos en la misma constitución de Israel, podrían sorprenderse al ver que, siete décadas después, el estado depende en parte de los cristianos para hacer realidad esa promesa.

Lo que fue alguna vez una misión costeada exclusivamente por judíos está siendo financiada cada vez más por cristianos evangélicos. Los aliados cristianos de Israel financian una tercera parte de los inmigrantes que se radican en el país, según un cálculo de la Associated Press.

Las cifras reflejan una relación estrecha entre Israel y los cristianos evangélicos, de los que los israelíes reciben apoyo político e incluso económico, a través del turismo.

“Después de 2000 años de opresión y persecución, hoy hay cristianos que ayudan a los judíos”, expresó el rabino Yechiel Eckstein, presidente de la Hermandad Internacional de Cristianos y Judíos, una organización que recauda dinero para las causas de los judíos y de los cristianos evangélicos. “Es algo sorprendente”.

Israel siempre ha dependido de su diáspora de comunidades judías, sobre todo las de Estados Unidos, que donan dinero y defienden sus intereses en otros países. Pero las comunidades evangélicas están ganando importancia.

Organizaciones caritativas israelíes recaudan millones de dólares entre cristianos de todo el mundo y los cristianos evangélicos representan el 13% del turismo en Israel. Un bloque parlamentario trabaja con legisladores evangélicos de todo el globo para alentar el apoyo a Israel.

Los israelíes también deben agradecer a los evangélicos por haber ayudado a llevar a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, ya que el magnate es un firme partidario del gobierno nacionalista israelí.

“Israel no tiene mejor amigo en el mundo que las comunidades cristianas”, afirmó el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu durante una conferencia de cristianos en Jerusalén el año pasado.