Tags:

CUBA.- A esta altura del año en los países del Caribe ya se habían podado los árboles, desagotado las alcantarillas, realizado ejercicios de evacuación en poblados costeros y almacenado agua y medicinas. Pero poco de esto ha sucedido en 2020.

Agobiadas por el combate al nuevo coronavirus, con sus fronteras cerradas al turismo -su principal ingreso-, con muchos de sus recursos materiales y humanos agotados, las naciones de la cuenca donde se registran temibles huracanes recibirán, además, lo que los expertos pronostican será una dura temporada ciclónica.

Se estima que entre junio y el 30 de noviembre se formarán entre 13 y 19 tormentas tropicales con nombre. De ellas, entre seis y 10 adquirirían fuerza de huracán con vientos por encima de los 120 kilómetros por hora y de tres a seis podrían tener un poder devastador, indicó un reporte del Centro Nacional de Huracanes de Florida.

“Esta temporada se espera activa”, explicó a The Associated Press la meteoróloga mexicana residente en Estados Unidos, Úrsula Pamela García, para quien aunque el número de ciclones se mantenga sobre el promedio, éstos han sido cada año más intensos, con vientos destructivos y lluvias torrenciales. “Eso es lo que nos está haciendo más vulnerables”.

García explicó que el calentamiento del Atlántico y otros fenómenos climáticos favorecerán la ocurrencia de los meteoros, pero es imposible saber cuántos tocarán tierra dejando a su paso casas sin techo, plantaciones arruinadas y un costo en vidas humanas.

Normalmente cabría esperar unas 12 tormentas -benéficas para el Caribe que está sufriendo una sequía si no fuera por los vientos e inundaciones-, aunque en 2019 se presentaron 18 entre las que tres se convirtieron ciclones: Dorian, Humberto y Lorenzo.

Este año la actividad comenzó temprano con la aparición la tormenta Arthur a mediados de mayo frente a las costas de Estados Unidos.

Pero lo que sería una temporada ciclónica con sus retos habituales podría convertirse en una doble pesadilla para las pequeñas islas del Caribe o los poblados costeros pobres de la región.