FOTO: Captura de pantalla
FOTO: Captura de pantalla
Tags:

JERUSALEN.- La Iglesia de la Natividad de Belén, cuna del cristianismo, reabrió sus puertas tras permanecer cerrada durante casi tres meses por temor al contagio de coronavirus, en el marco de una desescalada en Cisjordania, donde reabren esta jornada todas las iglesias y mezquitas.

"Tras la evolución de la situación en la Tierra Santa, nosotros, los líderes de las tres comunidades, custodios de la Basílica de la Natividad en Belén, queremos informar de que a partir del día 26 de mayo, este lugar sagrado será nuevamente accesible para visitas y rezos de fieles", explicaron hoy en un comunicado el patriarca Teófilos III, del Patriarcado Griego Ortodoxo; Nourhan Manougian, del Patriarcado Armenio Apostólico Ortodoxo; y el custodio de Tierra Santa, el franciscano Francesco Patton.

Según informaron los custodios, la iglesia exigirá el uso de mascarillas y solo permitirá el acceso a aquellos que no presenten fiebre u otros síntomas de la COVID-19.

Además, establecieron que por el momento solo pueda haber un máximo de 50 personas dentro de la iglesia, donde los fieles deberán mantener una distancia de dos metros y "evitar cualquier acto de devoción que pueda incluir contacto físico, como tocar y besar piedras, iconos, vestiduras y el personal de la Basílica".

El templo cristiano había cerrado sus puertas el pasado 5 de marzo, tras confirmarse que un grupo de turistas griegos, portadores de la enfermedad, había pasado por allí, entre otros sitios turísticos de la región.

Belén fue la primera ciudad palestina que registró un brote del virus, lo que llevó, primero al cierre de todos sus sitios de culto y educativos, y luego de la ciudad en su totalidad.

La reapertura hoy de la basílica se suma a la del Santo Sepulcro de Jerusalén, que este domingo volvió a permitir el acceso de fieles tras dos meses cerrado, aunque también con importantes medidas de precaución.

Estos dos puntos son centros de gran importancia para los peregrinos cristianos que llegan a Tierra Santa con el objetivo de seguir los pasos de Jesús.

La decisión de abrir la Natividad, coincide además con el comienzo de una desescalada gradual en Cisjordania ocupada, anunciada ayer por el primer ministro palestino, Mohamed Shtayeh, tras registrar una baja incidencia de enfermos de la COVID-19 y sin nuevos contagios en las últimas 24 horas.

FOTO: Captura de pantalla
FOTO: Captura de pantalla